Textos y fotos »

Una mujer entre 23 hombres

Diario- Luis Doncel 14/11/2019
Lagarde trata de reducir las fricciones internas en el BCE en su inicio de mandato
 

Christine Lagarde reunió el miércoles a las afueras de Fráncfort a sus 23 compañeros del Consejo de Gobierno del BCE, todos hombres. Este es un organismo formado por seis miembros del Comité Ejecutivo y los gobernadores centrales de los 19 países de la zona euro. Junto con ella, eran solo 24 porque queda una plaza vacante, la de la economista alemana Isabel Schnabel, que Alemania ha elegido como futura consejera. Schnabel será la segunda mujer que se siente en este poderoso organismo.

Nuevos tiempos en el BCE. Lagarde ha llegado a Fráncfort con costumbres inéditas. Nunca antes se había visto un jefe del eurobanco activo en redes sociales y que se lleve de excursión a sus compañeros. La recién elegida presidenta publicó ayer en su cuenta de Twitter una foto de la cena que celebró con el resto de 23 miembros del Consejo. Tras unos meses marcados por las peleas internas entre defensores y críticos de Mario Draghi, su sucesora trata de sellar la paz.

Lagarde se llevó a sus compañeros al hotel de lujo del castillo de Kronberg, a unos 20 kilómetros de la ciudad alemana donde tiene la sede el BCE. Un día más tarde de que Reuters informara del encuentro, ella compartió la imagen. "Me complació invitar ayer a mis nuevos colegas a un retiro fuera de las instalaciones. En un entorno abierto e informal, discutimos sobre el funcionamiento del Consejo de Gobierno", escribió en Twitter.

Las sonrisas y el aspecto relajado de los 23 hombres que le acompañaban no ocultan las tensiones de los últimos meses. El anterior presidente del BCE, Mario Draghi, anunció en septiembre un amplio paquete de estímulos para una economía europea renqueante que enervó a los habituales halcones, los banqueros centrales de países como Alemania, Austria y Holanda. A este coro especialmente crítico con la idea de retomar el programa de compra de deuda, se unieron también los representantes franceses del banco.

Una de las principales tareas de Lagarde será ahora sanar las heridas en el organismo, una tarea que la foto de Kronberg confirma que ya ha iniciado.