Textos y fotos »

La tensa relación de Torres con González

Diario- Íñigo de Barrón 14/11/2019
La investigación y la declaración ante la Audiencia ha alejado a ambos directivos, antes unidos por una gran confianza
 

La semana que viene será clave para el caso Villarejo y su relación con el BBVA. Dos de las personas con más información responderán a las preguntas de los fiscales y del juez de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón.

Se trata del expresidente del banco, Francisco González, y del representante del BBVA, entidad imputada como persona jurídica. El encargado de realizar este delicado papel es el director del servicio jurídico de BBVA España, Adolfo Fraguas Bachiller. Lo que diga será, de alguna manera, la posición del actual presidente, Carlos Torres, sobre los pagos a Villarejo.

Las declaraciones de ambos servirán de contraste con las que ha realizado Antonio Béjar, el que fuera jefe de riesgos para España, el único que hasta ahora ha hablado entre la larga lista de imputados. Béjar se ha convertido en el dedo acusador al rechazar las conclusiones de la investigación oficial del banco, el informe forensic, que se abrió en enero, cuando llegó Torres. Esta semana el juez conocerá la versión del BBVA y podrá decidir cuál le parece más creíble. Será un paso decisivo para saber si el banco, bajo la batuta de Torres, ha realizado una investigación independiente.

Este jueves, el juez admitió la imputación de Juan Asúa; es el directivo más cercano a Torres de todos los citados en la Audiencia. Además de ser asesor sénior del presidente, Asúa ha coordinado la investigación. Tras su imputación, el BBVA no apartará a Asúa de sus labores ya que "la condición de investigado no implica de ninguna manera que se haya realizado una acusación formal por ningún delito", según el banco.

El caso se acerca a Torres

Es probable que Anticorrupción haya citado a Asúa por su condición de responsable de la división de España entre 2007 y 2012. Este cargo le hace posible conocedor de cómo trabajó el departamento de riesgos y para qué se contrató a Villarejo.

Asúa es un ejecutivo de confianza de Torres, lo que acerca la investigación judicial a su despacho. También lo hace el hecho de haber sido el número dos de González desde 2015 a 2018. Torres apenas ha cambiado el BBVA, con un consejo de administración casi idéntico al que heredó. "El presidente ahora tiene una relación distante con González", según fuentes cercanas a Torres.

La investigación ha ido separando a ambos ejecutivos, pese a que antes estuvieron unidos con una gran confianza mutua. Pero hay mucho en juego. Torres es consciente de que para evitar el contagio debe establecer cordones sanitarios con el otro BBVA, el de González. No será fácil que se aísle Torres, hay muchas conexiones internas.