Textos y fotos »

Canadá jugará la primera final de la Copa Davis de su historia

Diario- Gorka Rodrigálvarez Pérez 23/11/2019
La selección norteamericana derrota a Rusia en una eliminatoria durísima (2-1) que se resolvió en el encuentro de dobles. "Todo esto es fruto del trabajo de todo el equipo", dice Shapovalov
 

Por primera vez desde que debutase en la Copa Davis de 1913, Canadá tendrá la oportunidad de conseguir la primera Ensaladera de su historia. Lo certificaron la pareja compuesta por Pospisil y Shapovalov tras derrotar a Rublev y Khackanov (3-6, 6-3 y 7-6) en el decisivo encuentro de dobles, al que se llegó tras firmarse tablas en los individuales. Rublev, que se marcha de esta Davis sin haber perdido un solo partido individual, entregó el primer punto de la eliminatoria a Rusia tras imponerse a Pospisil (6-4 y 6-4). Sin embargo, su compañero Khachanov cedió ante Shapovalov en tres sets (4-6, 6-4 y 4-6) en el segundo, lo que obligó a que el dobles dictara sentencia.

"Hoy ha sido una eliminatoria increíble. Hemos llegado varias veces al dobles en estos últimos días, muchos partidos acumulados, se necesita de una gran gestión emocional para llegar a estas alturas", aseguró Pospisil. "Es como construir, construir y construir en cada jornada, cada partido te exige más, pero merece la pena el éxito. Ganar en el último set y en el tie break lo hace mucho más dramático y especial. Es increíble llegar por primera vez en nuestra historia a una final de Copa Davis, es muy especial estar formando para de esto", añadió.

Ambas selecciones presentaban el mismo inconveniente a la hora de encarar esta primera semifinal. Y es que sus dos mejores jugadores eran, al mismo tiempo, los encargados de disputar el dobles, por lo que el cansancio acumulado tras seis días de competición pesó sobre sus piernas. Aun así, el encuentro se alargó hasta más allá de las dos horas (2h 03m), y resultó un duelo tremendamente igualado.

Sin especialistas puros sobre la pista, la superioridad en el peloteo resultó decisiva a la hora de finalizar los puntos. Esta situación llevó a que los juegos se alargasen por encima de la media, y a que el cansancio fuera haciendo mella en los jugadores. Con la energía justa se llegó a un tie break que parecía de cara para los rusos (4-2), pero que generó una reacción definitiva en Canadá, que se acabó llevando el tercer set (7-5).

"Hasta ahora, está siendo un viaje increíble como capitán. Es algo nuevo para mí y eso que llevo ya dos años, es raro afrontar este cargo a una edad tan joven. Tengo un equipo que me respalda, jugadores de clase mundial, esta semana están jugando de locura. Estoy muy contento por todo lo sucedido, no lo esperaba, estar en la final es algo surrealista, muchas emociones juntas", reconoció Frank Dancevic, capitán de Canadá.