Textos y fotos »

Barça-Borussia: un partido para ganar tiempo

Diario- Ramon Besa 26/11/2019
Los azulgrana aspiran a derrotar al equipo alemán para clasificarse para octavos y no tener que jugarse el pase en San Siro contra el Inter
 

Agarrado al marcador, el Barça no habla del juego, ni siquiera después del preocupante partido de Leganés (1-2). Ha hecho de la defensa del resultado, y del liderato de LaLiga y de su grupo de la Champions, un argumento suficiente para evitar cualquier discusión sobre la alineación, el dibujo y la falta de un patrón futbolístico, una cuestión sorprendente en un club tan singular como el Barcelona. A juicio del equipo azulgrana, por ahora el fin justifica los medios. Se trata de derrotar al Borussia Dortmund (21.00, Movistar LC) para asegurar la clasificación para octavos y aplazar hasta febrero cualquier juicio sobre sus aspiraciones en Europa. La derrota, o incluso el empate, obligarían al Barça a jugarse su continuidad en San Siro con el Inter.

A favor del Barcelona juega el factor campo, invicto en la Liga de Campeones desde el 1 de mayo de 2013, y la vulnerabilidad del Borussia lejos de Dortmund. Los azulgrana empataron a cero contra el Slavia de Praga en el último partido en el Camp Nou y únicamente han marcado cuatro goles hasta el momento, dos de Luis Suárez, negado en cancha ajena desde Roma 2015. Valverde difícilmente mantendrá a los cuatro delanteros que alineó en Butarque y por tanto deberá decidir entre Griezmann y Dembélé después de la pérdida de protagonismo de Carles Pérez y Ansu Fati. También tendrá que tomar partido en la medular por Arthur o por el contrario mantener a Arturo Vidal. El chileno ya lleva los mismos goles —cuatro— que Griezmann.

Hay dudas por exceso y también por defecto si se repasa los disponibles en defensa: Jordi Alba y Semedo, los laterales titulares, están lesionados, mientras que Piqué no jugará por sanción, ausencias que se supone darán la titularidad a Sergi Roberto, Junior, Lenglet y probablemente a Umtiti, quien asegura estar plenamente recuperado de su lesión en el cartílago después de seguir el tratamiento pautado en la selección de Francia. A los zagueros les aguarda presumiblemente un partido complicado por el buen fútbol de ataque del Dortmund. La nómina de delanteros es muy interesante: Sancho, Reus, Götze y Thorgan Hazard. Alcácer se lesionó ante el colista Paderborn. Únicamente la actuación soberbia de Ter Stegen evitó que marcara Reus en Dortmund —el meta incluso le paró un penalti al punta del Borussia en el 0-0—.

La fortuna estuvo de parte de los azulgrana en la ida como reitera Lucien Favre. El técnico está bajo sospecha después de su errática trayectoria en una Bundesliga que domina el Borussia Moenchengladbach. A cinco puntos del líder, el Dortmund no ha aprovechado las dudas del Bayern Múnich. La ausencia de Delaney complica todavía más los planes de Favre para el Camp Nou.

Los azulgrana esperan una buena entrada en el estadio ante la trascendencia de un partido que será el número 700 (612 goles) de Messi con la zamarra del Barça. Los futbolistas aspiran a encontrar un punto de inflexión en su juego ante el calendario exigente que les aguarda: ahora está en juego su clasificación europea y el domingo visitan al Atlético.

"No hay que perder la perspectiva", interviene Valverde, "ni ponerse en el precipicio cuando no salen las cosas. Se nos exige dar una lección de fútbol en cada partido". También se muestra confiado De Jong; "No hay ningún equipo que haga un partido sin ningún error. Podemos mejorar, claro, pero no jugamos tan mal como la gente dice", subrayó el jugador más indiscutible del equipo, juntamente con Messi.

Aunque el Barcelona no es propiamente el Barcelona, ni se parece a un equipo convencional, tampoco al de las dos primeras temporadas de Valverde, dispone de recursos suficientes para asumir su condición de favorito en el decisivo partido de este miércoles contra el Borussia Dortmund.