Textos y fotos »

Setién: "Hemos dado muchos pases sin sentido"

Diario- Ramon Besa 25/01/2020
El técnico del Barcelona lamenta la posesión sin profundidad y muestra su malestar por el mal juego del equipo en Mestalla
 

No superó la prueba del algodón el Barça, incapaz de formular un fútbol que descascarillara el solidario ejercicio defensivo del Valencia. Le faltaron argumentos al equipo de Setién, que parece haberse olvidado del fútbol de posesión, desprogramados los jugadores desde que llegara Luis Enrique y le siguiera Valverde. Tal fue la falta de juego que el mejor del Barcelona volvió a ser Ter Stegen, que mantuvo al equipo de pie al escupir un penalti a Maxi Gómez —"es uno de los mejores porteros del mundo, pero gracias a Dios pude tener la revancha", esgrimió el delantero—, también con paradas de mérito. Pero encajó dos, el Barça no replicó y el Valencia se llevó el premio gordo.

Setién no puso reparos, disconforme con lo visto. "En la primera parte hemos estado francamente mal. Mal colocados, sin pausa ni precisión. Hemos facilitado contras como la del gol. Hay muchas cosas a valorar porque no hemos estado nada bien", resolvió. Y prosiguió: "Quizá no las hemos explicado bien, quizá no se han entendido. Pero en la segunda parte, hemos corregido bastantes cosas y hemos disfrutado de varias ocasiones claras. Mucho mejor en lo posicional, pero no hemos hecho gol y desde luego no es suficiente". Así lo entendió Busquets: "En la primera no estuvimos bien en profundidad y llegada, con muchos por detrás del balón. Pero en la segunda, mejoramos y supimos corregir tácticamente errores". Eso opinó Ter Stegen: "Empezamos bien en la segunda. Pero nos marcan el gol con un rebote. Hace daño porque tienes la posesión e intentas evitar sus ocasiones".

Resulta que con el Barça instalado en el campo contrario, Messi no tuvo la tarde y erró en sus lanzamientos, con el balón en juego y también parado, pues disfrutó de tres faltas claras con las que solo asustó en una. Coyuntura que aprovechó el Valencia, también con una dosis de fortuna. Más que nada porque Maxi Gómez se acercó a Celades para pedir el cambio. "Ya no daba más. Se me apretaron los gemelos", reconoció el punta. Y le concedieron el deseo, pero cuando saliera el balón del campo. Ocurrió, sin embargo, que no se marchó del tapete sino que Ferran Torres tiró la contra, le encontró en el vértice del área y llegó el segundo tanto. "Pude seguir y se dio el gol, orgulloso por los tantos y la victoria", convino Maxi con una sonrisa de oreja a oreja. Justo lo contrario a lo que exhibía Setién. "Lo que hemos visto no le gusta a nadie", reflexionó; "es una derrota dolorosa que trataremos de exprimirla y analizarla en detenimiento para saber todas las cosas que hemos hecho mal". Ter Stegen no se pronunció: "Tenemos que mejorar muchos aspectos. Vamos a seguir trabajando para ver lo que buscamos de verdad". Busquets sí que ofreció su receta: "Nos ha faltado profundidad en la primera parte". Setién tenía más ingredientes.

"Vamos a mejorar"

"Hemos dado muchos pases sin sentido, sin profundidad. No trabajamos para hacer esto", esgrimió con rotundidad. Y focalizó el origen de los males. "Un trabajo que hacemos es incidir mucho en estar bien colocados, hacer buenas vigilancias para evitar las contras rivales. Pero el Valencia también es un buen equipo y con espacios son jugadores peligrosos que hacen daño", argumentó el preparador azulgrana, que prosiguió con su discurso: "Lo único que valoramos ahora es la posición de algunos jugadores y el entendimiento de lo que pretendemos. Una cosa es que lo entiendan en la pizarra y otra es trasladarlo al campo". Busquets recogió el testigo: "Hay que adaptarse al cuerpo técnico para coger la idea. No son muchos cambios, pero sí alguno. Pese al resultado hay cosas buenas, pero mandan los goles y el Valencia ha estado mejor".

Aunque no parece que salten las alarmas en Can Barça. "Podemos y vamos a mejorar seguro. Soy optimista en que lo conseguiremos", señaló Ter Stegen. "Seguro que vamos a mejor", intercedió Busquets. "Se necesita tiempo para entender las cosas. De Jong, por ejemplo, ha estado jugando de una manera concreta estos meses y ahora le pedimos otras. Necesita tiempo". Pero las competiciones están en marcha y deberán hacerlo a la carrera sin perder ese toque de competitividad que les llevó al liderato.

Como nota negativa, antes del duelo se produjo una batalla campal entre los Boixos Nois y los Yomus, hinchas radicales de cada equipo. El Barcelona aseguró que los Boixos viajaron por su cuenta y sin entrada, y que la policía los identificó para no dejarles entrar en el estadio.