Textos y fotos »

El Gobierno y la OMS cuestionan el cierre del Mobile y la organización pide que las empresas asuman el coste

Diario- Ramón Muñoz / Ana Pantaleoni 13/02/2020
Los promotores de la feria alegan "causas de fuerza mayor" para esquivar las indemnizaciones
 

El Gobierno y la Organización Mundial de la Salud (OMS) han cuestionado este jueves la decisión de cancelar el Mobile World Congress (MWC) que iba a celebrarse en Barcelona del 24 al 27 de febrero. "No hay ninguna razón de salud pública que impida la celebración de eventos de este tipo", aseguró el ministro de Sanidad, Salvador Illa. Los organizadores de la feria pedirán a todas las empresas que estaban inscritas que asuman el coste de la cancelación. La asociación GSMA justificó el cierre del certamen por "razones de fuerza mayor", un argumento que le resulta favorable para esquivar las indemnizaciones.

El miércoles a media tarde los organizadores de la mayor feria tecnológica y de telefonía del mundo anunciaron la cancelación de la feria tras un goteo de deserciones. La decisión dejó a las autoridades y a cientos de empresas que no se habían retirado con mal sabor de boca: se calculaba que el certamen iba a dejar unos 500 millones de euros en la capital catalana y su suspensión ha supuesto un golpe tremendo.

Miembros destacados del Gobierno de España salieron el jueves en tromba a cuestionar la cancelación. "No es por ninguna alerta sanitaria en nuestro país, que estamos en una situación de respuesta muy buena", deslizaba la vicepresidenta Carmen Calvo, sumándose a la tesis del ministro de Sanidad. También la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, abundó en la misma idea: "Con la información disponible en este momento y la recomendación de los expertos de salud pública, no hay ninguna razón de salud pública que impida celebrar un acontecimiento de esas características en nuestro país".

La GSMA esgrime un informe de un organismo europeo

¿Entonces por qué la organización suspendió la feria? "Ha resultado imposible realizar este evento por razones de fuerza mayor. Las prioridades han sido: salud y seguridad", asegura Mats Granryd, director general de la GSMA, la asociación que organiza el certamen desde 2006 y que está integrada por las grandes operadoras mundiales. Con este argumento intentan reducir las indemnizaciones por la cancelación de un evento en el que participan 2.800 empresas.

Granryd explicó que aunque la ciudad está preparada para acometer un reto sanitario como el del coronavirus, había "muchas declaraciones del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades [ECDC, por sus siglas en inglés] y de otras instituciones". Este organismo comunitario publicó esta misma semana una serie de recomendaciones para los eventos con grandes concentraciones de gente. "Durante la fase de contención, la cancelación de reuniones masivas en la UE puede justificarse en casos excepcionales [por ejemplo, grandes conferencias con un número significativo de participantes de un área altamente afectada]", señala el centro europeo. Pero este organismo, dependiente de Bruselas, también advierte de que "la decisión de cancelar deberá ser coordinado por el organizador y la salud pública y otras autoridades nacionales caso por caso". No existen, sin embargo, noticias de que la GSMA haya acordado la suspensión con alguna Administración pública.

Medidas "muy simples" de contención de riesgos

"No existe un criterio sanitario para suspender el Mobile", repitió en varias ocasiones Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias. La OMS también defendió una tesis similar: "No podemos ser el árbitro que decida si se celebra o no [el MWC], pero podemos ofrecer a los organizadores guías sobre cómo manejar los riesgos en función de cada evento y se pueden reducir con medidas muy simples. Incluso si se detectan casos, el riesgo se puede manejar. Con las precauciones adecuadas, creemos que muchos de estos congresos se pueden celebrar; no hace falta asustar a la gente", aseguraba Michael J. Ryan, director del programa de emergencias sanitarias del organismo.

La mayoría de científicos y expertos consultados por este periódico insistieron en la misma idea. "Lo hemos repetido, lo han repetido todas las autoridades. No hay ninguna razón desde el punto de vista de salud pública para suspender acontecimientos como el Mobile", decía a este periódico Antoni Trilla, jefe del servicio de medicina preventiva y epidemiología del Hospital Clínic de Barcelona.

El consenso sanitario defiende que se podía haber celebrado la feria sin grandes problemas. Recomienda extremar las medidas higiénicas, como pretendía hacer la organización, que pasó de proponer un cambio periódico de los micrófonos o sugerir que los asistentes no se estrecharan las manos al saludarse a vetar a cualquier asistente procedente de la provincia china de Hubei, donde se encuentra la ciudad de Wuhan, epicentro del virus. Incluso se planteó revisar todos los pasaportes para comprobar que ningún participante había estado en China en los últimos 14 días.

Sylvie Briand, directora global del departamento de Departamento de Gestión de Riesgos Infecciosos de la OMS, propuso que la institución podía ayudar a cubrir riesgos antes, durante y después del encuentro y aconsejaba a los organizadores estar en contacto estrecho con las autoridades sanitarias locales para que se actuase de forma "rápida y segura" si surgía un caso.

Pero también hay voces de expertos que defienden la clausura de esta edición del Mobile. Oriol Mitjà, médico especialista en enfermedades infecciosas del Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona, explicaba en este periódico: "La transmisión de la infección es alta y difícil de controlar. Según modelos matemáticos desarrollados por la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, con solo tres infecciones importadas existe una probabilidad de más del 50% de que ocurra un brote local. La probabilidad de que se exporte un caso de Covid-19 de China a otros países depende del número de casos en el foco de origen y del número de viajeros salientes. Se esperaba que al evento acudieran cerca de 20.000 personas provenientes de la región de Asia-Pacífico y más de 5.000 de China. Además, entornos confinados y abarrotados (como los de una conferencia) son ideales para la transmisión de virus respiratorios".

Con información de Pablo Linde y Álvaro Sánchez.