Textos y fotos »

Las minorías de Hollywood se expresan

Diario- Andrea Morales Polanco 25/02/2016
Eva Longoría, Queen Latifah, Julia Roberts o Jussie Smollett hablan acerca de cómo es trabajar en la industria del cine cuando no se es hombre, blanco y heterosexual
 

"¿Nos estamos asegurando de que todo el mundo tiene una oportunidad?", se preguntaba Barack Obama el pasado 28 de enero cuándo se le cuestionó acerca de la polémica de los Oscar por falta de nominados negros. Y es que la campaña #OscarsSoWhite ha vuelto a traer el debate acerca de la poca representación de las minorías en la industria del cine. Desde que se dio a conocer el listado de nominados a los premios de la Academia el pasado 14 de enero la discusión se desató de inmediato: ¿Vuelven los Oscar a ser demasiado blancos? La respuesta no se hizo esperar y el primero en alzar la voz fue el director Spike Lee, que anunció que no acudirá a la gala de este domingo. Ahora, a cuatro días de celebrarse en Los Ángeles el evento más importante del cine, algunos famosos han vuelto a hablar.

Eva Longoria, America Ferrera, Julia Roberts, Queen Latifah, Jurnee Smollett-Bell, Wendell Pierce y Jussie Smollett, entre otros, han explicado a The New York Times cómo es realmente trabajar en Hollywood cuando no se es un hombre blanco heterosexual. En el especial del periódico estadounidense las estrellas miran hacia atrás en sus carreras y narran cómo los temas relacionados con la diversidad y el sexismo les han afectado.

La protagonista de Mujeres desesperadas cuenta que un director de reparto la regañó en una ocasión por no ser lo suficientemente latina. "No hablaba bien español. Soy la novena generación de inmigrantes, o sea, soy tan estadounidense como la tarta de manzana. Estoy muy orgullosa de mis raíces. Pero recuerdo que cuando me mudé a Los Ángeles algunos directores de casting me decían que no era tan latina para poder representar algunos papeles. Uno de ellos, que era por cierto blanco, dictaminaba lo que era ser latino. Él decidió que para que yo cayera en ese estereotipo tenía que ser más morena", recuerda Eva Longoria, que se comprometió en diciembre pasado con el ejecutivo mexicano José Antonio Bastón.

Otra estrella que vivió una experiencia similar fue America Ferrera. La actriz de Betty, la fea, recuerda durante una audición a sus 16 años le pidieron que sonara más latina. "No me di cuenta hasta más tarde que lo que realmente me estaban pidiendo era que hablara inglés con una mala pronunciación", rememora.

Pero romper ciertos estereotipos o ser rechazada no es cuestión solo de artistas latinas, chinas o negras. Incluso las mujeres blancas y estadounidenses han padecido algún tipo de discriminación o machismo. La dos veces nominada al Oscar Julia Roberts asegura en el reportaje que su personaje en la cinta Erin Brockovich se hipersexualizó por parte de los productores. De acuerdo a su relato, cuando ella le comentó a los productores que se sentía incómoda rodando una escena con una minifalda la respuesta que encontró por parte de su equipo no fue la que esperaba. "Sentí que no me estaban entendiendo", contó. Para su fortuna, como lo recuerda la conocida como la sonrisa de América, pronto se unió a la producción el director Steven Soderbergh, quién le permitió rehacer la toma. "Steven y yo estábamos muy sincronicados en cómo queríamos hacer el retrato de Erin –no solo algo sexual sino también espiritual—, y para ello no necesitaba ponerme una microminifalda para interpretarla", explica la actriz, que se llevó su primer Oscar gracias a este papel.

En la misma línea de cosificar a la mujer, Queen Latifah recuerda cuando le pidieron que adelgazara. "Estaba rodando Living Single y le dijeron a mi mánager que yo debía bajar de peso. Lo rechacé por completo. Yo represento a una mujer que está allí fuera y que se merece ser vista", puntualiza, mientras añade que muchas veces aplican tanto maquillaje a los actores negros que cuando en la vida real se ven muy diferentes.

Pero los obstáculos no solo están frente a las cámaras. Las mujeres de Hollywood también los deben romper detrás de ellas. Tanto Longoria como Queen Latifah son dos experimentadas directoras que han sentido las secuelas de las actitudes de lo que un día fue un campo dominado únicamente por hombres. "Una vez tuvimos una reunión con un chico de una empresa. Estábamos ella –Latifah- y yo, allí vestidas de punta en blanco. Habíamos hablado durante un tiempo de deportes, política y de pronto este tipo se atreve a decirnos: "¿Cuándo vendrá el mánager de Queen?". Porque él estaba seguro que ese trabajo solo lo podía hacer un hombre blanco", recuerda Shakim Compere, mánager y productora asociada de la actriz. Por su parte Longoria explica todas las veces que un director de fotografía con el que trabajó se sorprendía por las cosas que ella sabía. "Tú sí que sabes lo que estás haciendo. Wow, ¿Conoces esos encuadres?", a lo que ella una vez respondió: "Claro, también sé cómo usar una cámara".

Pero para ellos tampoco es nada fácil cuando no son blancos o heterosexuales. Así lo relata el actor Wendell Pierce. "Durante una prueba alguien me dijo: "No puedo ponerte en una película de Shakespeare, porque ellos no tenían a negros en ese entonces". Ante esa afirmación le respondí: '¿Alguna vez ha oído hablar de Otelo?'. Shakespeare no solo creó un personaje negro. Él vio a los negros", recuerda el actor de The Wire, quien además dice que desde ese momento lleva siempre consigo una postal de Four Studies of the Head of a Negro de Rubens.

Aunque a veces es complicado hacerse un hueco en la industria, cuando se logra el sabor de la victoria se disfruta aún más. Así lo cuenta Jussie Smollett, actor de la serie Empire, que aunque asumió su homosexualidad a los 19 años con su familia, no lo hizo público hasta el año pasado. "Una vez publique algo muy político, los comentarios negativos fueron muy ofensivos. Luego, cuando estaba en un restaurante, un señor negro se acercó a mí y me dijo: "no quiero molestarlo, ni pedirle una selfie. Solo quiero que sepa que la historia de Jamal (el personaje gay que interpreta en Empire) ha permitido que hable con mi hijo acerca de su sexualidad de manera más sencilla". Realmente necesitaba oír eso en ese momento", confiesa.

Todo apunta a que este 2016 estará marcado por la lucha contra el machismo y la discriminación en Hollywood. La industria tendrá que hacer frente a las recriminaciones de artistas como Jennifer Lawrence, Meryl Streep, Charlize Theron o Jessica Chastain, que no dejan de batallar por conseguir que se alcance la igualdad salarial.