Textos y fotos »

El Banco Mundial pide a América Latina que evite la tentación de disparar el gasto

Diario- Sandro Pozzi 18/04/2017
El organismo recomienda que se aproveche el nuevo ciclo expansivo para ahorrar
 

La expansión económica vuelve a la región de América Latina, tras dos años de recesión. El Banco Mundial es incluso más generoso que el Fondo Monetario Internacional en sus pronósticos, al anticipar una expansión del 1,5% este año y un 2,5% en 2018. El organismo pide que las ganancias del crecimiento se utilicen para ahorrar, en lugar de caer en la tentación política de disparar el gasto.

El Banco Mundial confían en que los países latinoamericanos hayan aprendido la lección y se distancien de políticas que pueden recalentar sus economías. Los economistas en Washington admiten, además, que ya no se podrán lograr las tasas de crecimiento de las que disfrutó la región en gran parte de la década del 2000. Por eso deben medir muy bien como van a nutrir el crecimiento.

El incremento del gasto público durante la crisis hizo que el déficit subiera en la mayoría de países. La deuda media bruta, entre tanto, equivale al 50% del PIB. Carlos Végh, que se estrena como economista jefe para América Latina, recomienda que las autoridades fiscales actúen con prudencia para ajustar el gasto, frente a la presión política de gastar más en lugar cuando los cofres se llenan.

"Confiamos en que los países jueguen a lo seguro", comenta el alto funcionario en la presentación del informe de perspectivas. Así, explicó, "permitirá pedir prestado con un coste más bajo en tiempos malos". Valoró en este sentido la respuesta de países como Chile, Colombia, México y Perú, que estimularon la economía en tiempos de carestía y potenciar los ahorros "cuando las cosas van bien".

La reflexión de Végh es que con un clima externo caracterizado por la volatilidad y convulsiones cada vez más frecuentes, "esa prudencia permite convertir las políticas fiscales en instrumentos que pueden ayudar a capear el temporal y preservar lo ganado". Utilizar una política fiscal contracíclica, por tanto, aportará estabilidad a la región y acelerará la recuperación en malos tiempos.