Textos y fotos »

Karim Cheurfi, un exconvicto radicalizado a espaldas del servicio secreto francés

Diario- Silvia Ayuso 21/04/2017
El atacante de los Campos Elíseos realizó un viaje a Argelia pese a encontrarse en libertad condicional
 

Cheurfi era, como ya había adelantado el Ministerio del Interior la pasada noche, un hombre "conocido" de la policía y con una "pesada" ficha policial: este hombre nacido en 1977 en Livry Gargan, en Seine-Saint-Denis, al norte de París, fue condenado en 2005 a 15 años de prisión por haber intentado matar a tres hombres, dos de ellos policías, en 2001. Salió de prisión en 2013, pero un año más tarde volvió a ser condenado, esta vez por robo agravado. Pese a que la pena era de cuatro años, Cheurfi salió en 2015 en libertad condicional.

Cheurfi incumplió la libertad condicional al realizar un viaje a Argelia sin notificarlo. El juez no lo consideró relevante porque este dijo que había viajado para casarse y la policía, según el fiscal, tampoco pudo encontrar signos de radicalización en sus contactos en Internet ni sus llamadas telefónicas. 

Posible radicalización

El atacante empezó a ser vigilado por su posible radicalización a finales de 2016. Una persona advirtió de que había manifestado su "intención de matar a policías para vengar a los musulmanes muertos en Siria", dice el diario Le Monde citando fuentes anónimas. También habría intentado hacerse con armas y buscó contactar con un individuo que combatía con ISIS en la zona sirio-iraquí.

El 23 de febrero fue detenido, aunque fue liberado un día más tarde por falta de pruebas, según France Presse. Desde marzo, era objeto de una investigación de la Dirección General de Seguridad Interior (DGSI) por sus intentos de contactar a un combatientes del ISIS, pero según Le Monde, no se consideró que su peligrosidad fuera todavía prioritaria. Actualmente, la DGSI tiene en su radar a unos 2.000 individuos vinculados a las redes sirio-iraquíes, lo que dificulta su vigilancia constante, recuerda el diario.

El fiscal confirmó que cerca del cuerpo de Cheurfi, que fue abatido por un policía tras matar al agente Xavier Jugele, de 37 años, y herir a otros dos, se halló una nota manuscrita en la que se defendía al Estado Islámico. Además, en su vehículo se halló un libro del corán.

En el coche, que usó para desplazarse hasta la altura de los Campos Elíseos donde estaba aparcado el furgón policial contra el que disparó se ha hallado también una escopeta, dos grandes cuchillos y papeles con la dirección de comisarías.

El Estado Islámico asumió rápidamente la autoría del atentado, pero el hecho de que identificara como autor a un hombre con un nombre distinto del de Cheurfi ha provocado muchas dudas acerca de la veracidad de sus afirmaciones. En un mensaje a través de su "agencia de comunicación", Amaq, el ISIS afirmó que el terrorista se llamaba Abu Yusuf al Beljiki ('el belga'). Ese seudónimo o nombre de guerra es utilizado en ocasiones también en las que los terroristas no son necesariamente nacidos en Bélgica sino que pueden haberse radicalizado en ese país.

Este viernes, se conoció que las autoridades belgas habían alertado a sus pares franceses sobre un sospechoso para el que lanzaron una orden de busca y captura. Poco después, el portavoz del Ministerio del Interior francés, Pierre-Henry Brandet, confirmó que ese hombre se había presentado voluntariamente en una comisaría de la ciudad belga de Amberes. No se ha revelado su identidad. La fiscalía belga ha asegurado que no hay vínculo alguno entre el ataque terrorista en París y Bélgica, aunque aseguró que continúan las pesquisas. El ministro de Interior belga, Jan Jambon, ha insistido que el principal sospechoso es francés.

El atacante salió de un coche en la tarde-noche de este jueves y disparó contra un agente que se encontraba en un furgón policial estacionado a un lado de los Campos Elíseos, uno de los lugares más turísticos de París, lleno de tiendas y restaurantes. Tras matar al primer policía, el agresor se subió a la acera, donde disparó contra otros dos agentes antes de ser abatido por otro policía. Pese a la gravedad de sus heridas, la vida de los dos agentes uniformados no corre peligro, ha dicho el portavoz de la policía Nacional, Jérôme Bonet, a la cadena BFM-TV.

"No podemos ceder al miedo"

"Nada debe impedir este momento democrático fundamental para nuestro país", declaró este viernes el primer ministro, Bernard Cazeneuve, que llamó también a "combatir el oscurantismo y la intolerancia". "No podemos ceder al miedo y la intimidación, a la manipulación que haría el juego a los enemigos de la República", insistió Cazeneuve al término de un consejo de defensa celebrado a primera hora de la mañana en el Elíseo. En el encuentro, convocado la pasada noche por el presidente, François Hollande, y en el que han participado los ministros de Defensa, Interior y de Justicia, se han revisado y reforzado los dispositivos de seguridad preparados "desde hace meses" para las elecciones, y que implican el despliegue de más de 50.000 fuerzas de seguridad por todo el país.