Textos y fotos »

El senador demócrata Al Franken anuncia su dimisión tras las acusaciones de acoso sexual

Diario- Joan Faus 07/12/2017
La renuncia ocurrirá en las "próximas semanas". Es la primera víctima política de calado de las denuncias a personalidades en las últimas semanas en EE UU
 

El senador demócrata Al Franken anunció este jueves su dimisión "en las próximas semanas" bajo la presión de su propio partido después de que ocho mujeres le acusaran de acoso sexual. Franken, hasta hace poco una figura emergente y en las quinielas de candidatos demócratas a las elecciones presidenciales de 2020, es la primera víctima política de peso de la ola de denuncias de acoso a personalidades en Estados Unidos, que en las últimas semanas han costado el puesto a ejecutivos de Hollywood, estrellas de televisión y empresarios.

Las acusaciones contra Franken, de 66 años y senador desde 2009, son en episodios ocurridos entre 2003 y 2010. Las mujeres le acusan de haberlas besado y tocado sin su consentimiento. Tras las primeras denuncias, el legislador por Minnesota se disculpó aunque cuestionó algunas de las versiones y pidió someterse al Comité de Ética del Senado.

Pero la suerte de Franken, un rostro conocido para muchos estadounidenses por su etapa como comediante televisivo antes de entrar en política, dio un giro de 180 grados el miércoles cuando surgió la última acusación. Es la primera de una extrabajadora del Congreso, que asegura que la besó forzosamente durante una entrevista en 2006, cuando el cómico aún no era senador. En el Capitolio, señalado en las últimas semanas por su secretismo ante las denuncias sexuales, se desató rápidamente un huracán que hizo insostenible la continuidad de Franken.

Impulsados por un grupo de senadoras demócratas, surgió un clamor para que dimitiera. Al final del día, 35 de los 48 senadores demócratas, incluido el líder de la bancada, Chuck Schumer, reclamaron la renuncia del senador por tener una "obligación mayor" ante sus votantes y el Senado. También lo hizo el presidente del Comité Nacional Demócrata, Tom Pérez.

En su discurso este jueves en el pleno del Senado, en que habló con serenidad, Franken esgrimió que dimite por la "gente de Minnesota" y que no puede ser un senador efectivo mientras el Comité de Ética resuelve su caso, lo que puede demorarse meses. "Esta decisión no es sobre mí", afirmó, a la vez que volvió a cuestionar algunas de las acusaciones. "Algunas de las alegaciones contra mí simplemente no son ciertas y otras las recuerdo de forma muy diferente", sostuvo.

La dimisión de Franken llega a los dos días de que el congresista demócrata John Conyers, el legislador más veterano de la Cámara de Representantes, anunciara, bajo presión, que se retira después de que varias mujeres le acusaran de acoso, incluida una que asegura que fue despedida después de que rechazara acostarse con él.

Las consecuencias de ambos casos contrastan con el de Roy Moore, el candidato a senador republicano por Alabama, denunciado por besar y tratar de ligar con mujeres, algunas menores de edad, cuando él tenía 30 años. Inicialmente, la cúpula del Partido Republicano pidió a Moore que renunciara a la elección del próximo martes, pero en los últimos días el presidente Donald Trump le ha dado su pleno apoyo y el partido ha vuelto a financiar su campaña.

En este sentido, Franken consideró irónico que él dimita cuando un "hombre que ha alardeado en una cinta sobre su historial de asalto sexual se sienta en el Despacho Oval". Era una alusión a la grabación de Trump en 2005, difundida durante la campaña electoral el año pasado, en que afirma que, cuando eres una "estrella", las mujeres te dejan hacer "cualquier cosa", como agarrarlas por los genitales. Tras la difusión de la cinta, una decena de mujeres acusaron a Trump de acoso sexual.

La misma ironía, consideró el senador demócrata, coloca a los republicanos ante un espejo incómodo. Lamentó que un hombre, como Moore, que ha "asediado repetidamente a chicas jóvenes haga campaña para el Senado con el apoyo total de su partido".

Pese a la renuncia, Franken dijo que "no abandona su voz" y prometió mantenerse como activista de causas progresistas. El gobernador demócrata de Minnesota designará un reemplazo para su escaño hasta las elecciones de noviembre de 2018, en que se renueva un tercio de la Cámara Alta y los demócratas aspiran a hacerse con la mayoría, lo que pondría en jaque la agenda legislativa de Trump.