Textos y fotos »

Rusia "aprovecha el órdago catalán para desestabilizar", según un estudio publicado por Defensa

Diario- Miguel González 12/01/2018
El documento sostiene que Moscú pretende debilitar a un Estado miembro de la OTAN
 

Un documento publicado por el Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE), el think tank (centro de análisis) del Ministerio de Defensa, considera que Rusia está "aprovechando el órdago catalán para desestabilizar", y "debilitar a un Estado miembro de la OTAN". Moscú, agrega, está "empleando para ello una política destinada a generar confusión desde las redes sociales, en una línea similar a la utilizada para influir en las recientes elecciones de Estados Unidos". El IEEE subraya que el centro no tiene porqué compartir las opiniones de sus colaboradores.

El estudio, titulado Análisis de tendencias geopolíticas a escala global, está firmado por Josep Baqués, doctor en Ciencias Políticas por la Universidad de Barcelona y directivo del Grupo de Estudios de Seguridad Intenacional, quien sostiene que el objetivo de Rusia es "fomentar las desavenencias en Cataluña para, de ese modo, debilitar a un Estado miembro de la OTAN". 

El investigador advierte de que "esta estrategia puede repetirse en el futuro en otros Estados europeos y, desde luego, puede reproducirse en nuestro propio país, vinculado al caso catalán o a otros similares/potenciales". Y ello a pesar de que esta política puede acabar perjudicando al Kremlin,  ya que las reinvindicaciones nacionalistas proliferan en su entorno cercano y en el seno de la propia Rusia.

El estudio explica por qué Moscú no tiene interés específico en España: "Queda demasiado lejos de su área de influencia. Ni siquiera somos dependientes del gas natural ruso, a diferencia de lo que ocurre, con mayor o menor claridad, al norte de los Pirineos".

De hecho, el autor sostiene que, mientras que España es un país visto con muy buenos ojos por China como posible lanzadera de sus exportaciones, "los intereses de Rusia no llegan tan lejos o no al menos de forma directa".

En cualquier caso, concluye: "El hecho de que Rusia esté mirando hacia Europa, las tensiones acumuladas entre sus vecinos y su no desdeñable capacidad para crear zonas grises o para tomar parte en guerras híbridas son todos ellos factores que determinarán la permanencia de un rol relevante para Moscú".