Textos y fotos »

Moscú, la ciudad de los 170 teatros

Diario- Pilar Bonet 29/01/2018
Pese a contar con decenas de salas, la demanda es superior a la oferta en la capital rusa. El polémico "Nuréyev" es el gran espectáculo de la temporada
 

Moscú, megalópolis de 17 millones de habitantes, absorbe con avidez la oferta escénica que le proporcionan sus 170 teatros y otros muchos recintos aptos para representaciones y espectáculos. La demanda es muy superior a la oferta y las localidades, que hace tiempo dejaron de ser baratas en taquilla, se revenden por varias veces su precio en el mercado negro. La gama es enorme, desde salas de vanguardia (el centro Gógol o el teatro Práktika) o escenarios en miniatura (teatro Ten), pasando por instituciones clásicas (Maliy teatr) o musicales (teatro Stanislavsky y Nemiróvich- Dánchenko) y políticos (Teatr.doc). Hay además formidables entornos urbanos construidos en torno a un director, como el teatro de Piotr Fomenko (fallecido en 2012) en las orillas del río Moscova, o el estudio del Arte teatral de Serguéi Zhenovash (en una fábrica textil rehabilitada).

Pero la estrella de la temporada ha sido el estreno el 11 de diciembre en el teatro Bolshói de Nuréyev, una producción de Kiril Serébrennikov, el director del centro Gogol, que está imputado por irregularidades financieras. El proceso, que muchos intelectuales consideran de carácter político, contribuyó sin duda a la expectación reinante ante este espectáculo dedicado al famoso bailarín Rudolf Nuréyev, al que Serébrennikov no pudo asistir por estar bajo arresto domiciliario. Repartidos por invitación entre la élite política y cultural moscovita, los asientos del patio de butacas no salieron a la venta y, del escaso contingente que llegó a las asediadas taquillas (de 21 a 188 euros oficialmente), el día del espectáculo se podía encontrar en la calle algún que otro billete por diez veces su precio oficial. La representación fue acogida con 15 minutos de aplausos y los organizadores prometieron que habrá otras a partir de mayo, pero por ahora el espectáculo no ha reaparecido en cartelera.

El público teatral moscovita planea sus visitas al teatro con meses de anticipación y está alerta ante las giras de sus ídolos de otras regiones. Para las representaciones de Hamlet de Lev Dodin (del teatro de Europa de San Petersburgo) el pasado abril los billetes en Moscú se vendían por más de 435 euros. Olga, una aficionada moscovita que cobra un buen sueldo en una compañía extranjera, calculó que le resultaba más barato hacer una escapada de dos días a San Petersburgo, con sesión de Hamlet incluida, que pagar por ver la obra en Moscú.

Cada primavera, los aficionados de la capital rusa pueden sentirse descubridores y exploradores en el festival La Máscara Dorada, donde se exhiben las mejores puestas en escena de provincias, algunas con probada solvencia dramática y musical, como Perm, cuyo teatro de Opera y Ballet es dirigido por el griego Teodor Currentzis, y otras más exóticas como Yakutia (en Siberia Oriental), así como el teatro en ruso de las repúblicas postsoviéticas, desde Uzbekistán al Báltico.

De lo que hay ahora mismo en cartelera y es accesible con cierto presupuesto destaca El Maestro y Margarita, de Serguéi Bulgákov, en el teatro Zhenovash, Audienzia, obra de Peter Morgan, bajo la dirección de Gleb Panfílov, en el teatro de las Naciones.