Textos y fotos »

Iberdrola se propone alcanzar un beneficio de 3.000 millones este año

Diario- Miguel Ángel Noceda 13/04/2018
Sánchez Galán dice que debe ser la CNMV la que ponga solución al conflicto con Siemens por Gamesa
 

"Agradezco sus palabras por defender a los minoritarios de Gamesa. Nosotros somos un accionista más, pero tenemos condición de reforzado y pedimos transparencia, que se hagan las mejores prácticas y no se utilicen los recursos en beneficio de uno. Si la CNMV considera que debe lanzar una opa son ellos los que deben tomar la decisión", ha manifestado. El presidente de la eléctrica, que no hizo ninguna mención sobre el conflicto en su discurso, respondía así a una pregunta realizada por un accionista.

Iberdrola ha acusado al grupo alemán de saltarse puntos esenciales del pacto que alcanzaron el año pasado para la gestión conjunta de Gamesa, en la que Siemens tiene el 59% e Iberdrola se quedó con el 8%, y de ser el culpable del mal comportamiento de la firma de generadores eólicos en Bolsa. Asimismo, ha exigido que se comprometiera a no desplazar la sede de Gamesa de España y mayor medidas de control de los contratos con sociedades vinculadas.

Posteriormente, Sánchez Galán comunicó a la CNMV su punto de vista sobre la situación en Gamesa para que investigue si Siemens incumple o no el pacto de gobierno corporativo y actúe en consecuencia. De considerar que se incumple le podría obligar a lanzar una opa. Así se lo comunicó, además, al presidente de Siemens, Joe Kaesser, en una reciente visita de este a España, según fuentes de su entorno.

Tampoco ha incluido en el discurso ninguna referencia a los planes de cerrar las centrales térmicas de Lada (Asturias) y Velilla del Río Carrión (Palencia), cuestión que le ha llevado a diferencias manifiestas con el ministro de Energía, Álvaro Nadal. Precisamente, una representación de trabajadores de la central de Lada ha protestado frente al Palacio Euskalduna junto a otra de la firma de ingeniería Inecosa, que arrastra un problema de desvinculación con la eléctrica. Sobre el citado cierre ha contestado a un accionista que la empresa está comprometida con la descarbonización y seguirá por ese camino respetando las decisiones de los gobiernos de cada país.

Por lo demás, la junta se ha celebrado con la escenificación habitual de los últimos años, lo verde dominando en la sala y una entrada triunfal de Ignacio Sánchez Galán. El presidente de la eléctrica considera que es un buen comienzo para ejecutar el plan 2018-2022 presentado en febrero y que prevé alcanzar un ebitda de 12.000 millones y un beneficio neto de alrededor del 30% superior al del pasado ejercicio. El plan también contempla una inversión de 32.000 millones que irán destinados a los mercados principales del grupo (EE UU, Reino Unido, Europa continental, México y Brasil). La mitad de esa inversión se centrará en redes de distribución y transporte y un 37% en energías renovables.

Con esas previsiones, la empresa estima que podrá mantener la política de dividendos, lo que supondrá incrementarlo hasta 0,4 euros en 2022 y repartir un total de 2.500 millones. Los dividendos correspondientes al periodo citado de 2018-2022 se elevarán hasta 12.000 millones frente a los 9.000 millones de los cinco años anteriores. En concreto, el último dividendo ha sido de 0,323 euros con un aumento del 4%. Así, a los 0,14 ya abonados en enero se suman otros 0,183 por acción.

Sánchez Galán ha reclamado la implantación de medidas estructurales encaminadas a reforzar la competitividad en Europa. En ese sentido, ha apelado a las peticiones del European Roundtable of Industrialists (asociación que reúne a 50 empresas industriales europeas y de cuyo comité ejecutivo forma parte): fomentar la reindustrialización, modernizar el sistema educativo para adaptarlo a los avances tecnológicos, homogenizar la legislación fiscal adaptándola a la economía digital, promover el comercio internacional y dotarse de un sistema energético sostenible, seguro y competitivo con marcos predecibles y estables.

El presidente de Iberdrola ha subrayado que el sector continuará su proceso de transformación, marcado por la demanda de la sociedad de acelerar la reducción de emisiones contaminantes. En ese sentido, ha augurado que la descarbonización llevará a una mayor electrificación que supondrá un aumento del 60% en el consumo de electricidad en los próximos 20 años. Ello implica el desarrollo de más fuentes de generación renovable y más infraestructuras de red. Eso supone inversiones de 20 billones hasta 2040.