Textos y fotos »

Un Real Madrid de época en Europa

Diario- Eleonora Giovio 02/05/2018
La final de Kiev, la cuarta en cinco años y la tercera consecutiva para los blancos, culmina un camino que empezó con el cabezazo de Ramos en el 93" en Lisboa
 

"Siempre se lo decimos al presidente: algún día nos despertaremos y nos daremos cuenta de lo que hemos hecho…", comentaban ayer en el Madrid. El club se despertó con la vista puesta en Kiev. Allí jugará el 26 de mayo la tercera final de Champions seguida, la cuarta en los últimos cinco años. El último equipo que lo consiguió fue la Juventus en 1996, 1997 y 1998. Sólo ganó una, la primera. Antes, el Ajax fue campeón entre 1971 y 1973 y el Bayern entre 1974 y 1976. Fue la última vez que un equipo alzó tres Copas de Europa seguidas. Eso busca el Real Madrid de Zidane que parecía haber conseguido lo inalcanzable el año pasado con las dos Champions consecutivas. 

Al técnico francés, que llegó como entrenador de emergencia en enero de 2016 con el objetivo de pasar, al menos, los octavos de final, le preguntaron el martes por la noche qué tiene este equipo que no tienen los demás para hacerse a cualquier rival, circunstancia y dificultad. "Más que el equipo, es este club. Es una historia que viene de lejos y nosotros la estamos escribiendo. El Madrid nunca se rinde. Creemos en lo que hacemos y conseguimos las cosas creyendo en ellas", contestó. Días antes afirmó que todavía es pronto para hablar del Madrid de Zidane, pero en el club aseguraban ayer que todo lo que ha conseguido ya ha marcado la segunda etapa más importante en la historia del madridismo después de las cinco Copas de Europa del Madrid de Di Stéfano.

Este (segundo) ciclo histórico empezó en Lisboa en mayo de 2014 con el cabezazo de Sergio Ramos en el minuto 93 que forzó la prórroga contra el Atlético. El Madrid llevaba 12 años buscando la Décima. Zidane era el ayudante de Ancelotti. El técnico italiano, que perdió la Liga en las últimas jornadas con un empate en Valladolid y otro contra el Valencia, además de la derrota en Vigo, se salvó gracias a la Champions. De aquel equipo que derrotó al Atlético quedan Benzema, Bale, Cristiano Ronaldo, Modric, Ramos, Varane, Marcelo, Isco y Carvajal.

La temporada siguiente, con Kroos y James como refuerzos, el Madrid cayó en semifinales contra la Juve. Florentino Pérez prescindió de Ancelotti y fichó a Rafa Benítez. La plantilla nunca conectó con el entrenador español, que fue despedido en enero. El presidente le ofreció el cargo a Zidane. Y entonces comenzó todo. Su única experiencia, los meses de banquillo en el filial. Dos años y medio después, ha ganado todo lo que podía ganar salvo la Copa: son 8 títulos de 12 posibles. Superó la crisis de enero –eliminado en Copa por el Leganés y sin ninguna opción de pelear por la Liga- y dirigirá su tercera final. Lo ha logrado sin estridencias ni grandes peticiones, imponiendo su criterio y sabiendo decir que no —como al fichaje de Kepa—, defendiendo a los suyos y la unidad del vestuario, y sentando a jugadores como Bale y Benzema.

 A la final de San Siro en 2016 llegó Zidane tras haber eliminado a Roma, Wolfsburgo y Manchester City. Su misión era pasar de octavos y consiguió la Undécima contra el Atlético. El año siguiente hizo doblete de Liga y Champions, algo que el Madrid no conseguía desde 1958 cuando las primas eran de 50.000 pesetas. Se llevó el campeonato en la última jornada y barrió a la Juve en la final de Cardiff. Se marcharon Morata y James y llegó una camada de jóvenes —Vallejo, Llorente, Théo, Achraf, Ceballos, Mayoral— que no ha tenido el protagonismo esperado. Más que de segunda línea, muy verde todavía, Zidane ha lanzado a Lucas, Asensio e Isco. Y el equipo se deshizo de PSG, Juve y Bayern. "No se puede llegar a una final sin sufrir. Es más bonito así, complicado para el corazón, sí, pero ahora hay tiempo para darle un descanso", resumió Zidane.

"Es un equipo de época", explicaban ayer desde del club. Es un grupo que ha mezclado la juventud —Asensio, Kovacic, Casemiro, Isco, Varane— con la veteranía y la calidad individual de futbolistas como Modric, Kroos, Cristiano, Marcelo y Ramos. Saben en el Madrid que a medida que los jugadores más experimentados van cumpliendo años será difícil mantener el nivel que les ha llevado a disputar ocho semifinales seguidas y cuatro finales en cinco años. Ante los precios tan disparatados del mercado en las últimas temporadas, están intentando fichar a jugadores jóvenes con la esperanza de que crezcan en el club y lleguen al más alto nivel. Mientras, tienen en Kiev otra cita con la historia.