Textos y fotos »

Carlus Padrissa: "De monaguillo aprendí las bases del espectáculo total"

Diario- El País 02/07/2018
Carlus Padrissa, uno de los seis directores de La Fura dels Baus, ha presentado su versión de "La creación" de Haydn.
 

Carlus Padrissa (Balsareny, Barcelona, 1959) es uno de los seis directores artísticos de La Fura dels Baus, que se acaba de presentar en El Escorial con 'La creación'. En este espectáculo propone "una reconciliación equilibrista entre Haydn y el ADN".

¿Qué o quién le llevó al teatro?

A los seis años mi madre me apuntó de monaguillo, lo más creativo era tocar la campanilla durante el clímax del ritual: escenografías de crucifixiones humanas, música, voz, efectos inmersivos de reverberación, el humo y el olor a incienso y vino dulce totalmente inmersivo... Allí aprendí las bases del espectáculo total.

¿Qué libro tiene en su mesilla de noche?

Magallanes, donde Stefan Zweig explica la gesta más grande de la humanidad para demostrar que ¡la tierra es redonda!

¿Uno que no pudiera terminar?

Homo Deus: Breve historia del mañana, ¡demasiado bestseller!

¿Una ópera u obra teatral que le haya gustado últimamente?

La noche de Fedra, de Martin Kušej, con el suelo lleno de dos toneladas de hielo agrietado para explicar que el amor no tiene ninguna posibilidad en este mundo perdido donde una mafia xenófoba persigue todo lo que no es igual a ella.

¿Su favorita de todos los tiempos?

La tetralogía, de Wagner. Tuve la suerte de escenificarla por primera en España, ¡es total!

¿Y una de la que se haya salido (o le hubiera gustado)?

Me hubiera marchado de la inauguración de los últimos Juegos del Mediterráneo en Tarragona.

¿Qué aborrece del mundo de la escena?

Para mí, hay demasiado texto: me gusta más el teatro donde el público vive una experiencia inmersiva 360 grados.

¿Qué personaje o historia merecería una ópera?

La labor de Proactiva Open Arms.

¿Qué canción escogería como autorretrato?

Un italiano vino a Barcelona, se compró una guitarra y un hotelucho de las ramblas compuso Il mondo. Se llamaba Jimmy Fontana.

¿Su película favorita?

La última es Disobedience, de Sebastián Lelio.

Si no fuera director de escena, ¿qué le gustaría ser?

Jardinero.

¿Qué está socialmente sobrevalorado?

El miedo a la muerte.

¿Qué encargo no aceptaría jamás?

El maltrato animal.

¿A qué compositor vivo le daría un Nobel?

A Cristóbal Halffter por su garage sinfónico.