Textos y fotos »

Setién es despedido como "un infatigable hacedor de la paz"

Diario- Mikel Ormazabal 11/07/2018
Munilla destaca en el funeral el legado evangelizador del obispo emérito Setién
 

El obispo emérito José María Setién, fallecido este martes a los 90 años, ha sido despedido hoy en la misa funeral como "un hombre obsesionado por la paz". El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, que ha presidido las exequias en la catedral donostiarra del Buen Pastor, ha destacado de él su "legado evangelizador": "Don José María [Setién] está llamado también a dejar una huella, a modo de testamento", ha dicho ante los congregados.

Munilla ha presidido una eucaristía a la que han asistido el cardenal Ricardo Blázquez, presidente de la Conferencia Episcopal; el arzobispo de Pamplona, Francisco Pérez; el obispo de Bilbao, Mario Iceta, y el obispo emérito de San Sebastián, Juan María Uriarte. También han estado presentes el portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, el consejero vasco de Cultura, Bingen Zupiria; la presidenta del Parlamento vasco, Bakartxo Tejeria; el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano; el alcalde de San Sebastián, Eneko Goia; la presidenta de las Juntas de Gipuzkoa, Eider Mendoza: el presidente del PNV de Gipuzkoa, Joseba Egibar; el exlehendakari José Antonio Ardanza y el exdiputado general de Gipuzkoa Román Sudupe, entre otros.

Antes de la homilía, un sacerdote ha glosado la trayectoria vital y religiosa de Setién, de quien ha destacado que fue un "hombre obsesionado por la paz" en un os "momentos difíciles", cuando "ETA estaba en plena actividad" terrorista. "Sus palabras, escritos y pastorales demuestran que fue un infatigable hacedor de la paz", ha comentado este presbítero.

Munilla ha dicho en su sermón que Setién se distinguió por su fidelidad al Evangelio, un rasgo "especial\, ante la "progresiva secularización, unida al clima de crispación", que conlleva que "la predicación del Evangelio pueda llegar a ser todo un reto; en ocasiones, incluso, un reto martirial".

El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, ha afirmado que Setién no hizo "pronunciamientos identitarios" y su legado es "una identidad profundamente eclesial". Además, ante las críticas de colectivos de víctimas de ETA por su "falta de comprensión", Erkoreka ha asegurado que "ninguna persona es entendida plenamente".

El colectivo de familiares de presos de ETA, Etxerat, ha recordado hoy el "proceder humanitario" del obispo emérito fallecido ayer, cuyas "puertas abiertas" fueron para esta asociación "aliento y un soplo de confianza en los momentos más duros generados por la actual política penitenciaria". El fallecimiento de Setién ha suscitado elogios desde el ámbito nacionalista a la persona y labor realizada durante la labor pastoral. Es el caso de Arnaldo Otegi, coordinador de EH Bildu, quien ha afirmado que Setién representó "los valores de parte importante de la Iglesia que jamás comulgó con el nacionalcatolicismo español". Otegi ha realizado estas manifestaciones tras acudir, acompañado por una delegación de su partido, a visitar la capilla ardiente.