Textos y fotos »

Competencia trata de tumbar las normas contra Airbnb de Madrid, Bilbao y San Sebastián

Diario- Luis Doncel 07/08/2018
La CNMC lleva a los tribunales a las tres ciudades por entender que su regulación sobre pisos turísticos perjudica a los consumidores
 

Imponer una licencia obligatoria a quien alquile su vivienda a turistas. Limitar el tipo de inmuebles que se pueden arrendar por periodos cortos. Son algunas de las medidas impulsadas por estos Ayuntamientos contra las que ahora arremete la CNMC. La batalla no acaba aquí. Nuevas normas que aprueben otras ciudades también podrían chocar contra la opinión del regulador de los mercados, que ahora envía los casos de Madrid, Bilbao y San Sebastián al Tribunal Superior de sus respectivas comunidades autonómas. Estos serán los que decidan si admiten el recurso y tumban, en parte o en su totalidad, las regulaciones municipales.

El organismo que preside José María Marín Quemada asegura que envió un requerimiento a los tres municipios para que le dieran explicaciones sobre la "necesidad y proporcionalidad" de estas restricciones o, en su defecto, para que las anularan. Ante la falta de una respuesta satisfactoria, la CNMC acudirá a los tribunales a través de un recurso contencioso-administrativo. Las conversaciones informales celebradas hasta ahora han dejado claro el abismo que separa al organismo independiente de los Ayuntamientos.

En su nota, la CNMC detalla las distintas regulaciones merecedoras, en su opinión, de un recurso por unas medidas con "efectos restrictivos sobre la competencia". Madrid exige una licencia para alquilar apartamentos y viviendas turísticas. El municipio establece, además, un periodo de un año, ampliable a otro, hasta que se puedan otorgar de nuevo licencias en zonas como el distrito Centro. Según la normativa recién aprobada, se prohibirán alquilar como pisos turísticas aquellos que sin acceso independiente, lo que supone el 95% de las viviendas de la almendra central.

Tanto en Bilbao como en San Sebastián, la normativa limita las viviendas de uso turístico a las plantas bajas o primeras, salvo que tengan acceso independiente a la calle. En Bilbao, además, se exige autorización y registro para las viviendas de uso turístico; y en San Sebastián se prohíben nuevas viviendas turísticas en algunas zonas del centro.

Precios más altos

Competencia cree que, con sus decisiones, los equipos municipales de Madrid, Bilbao y San Sebastián, "impiden la entrada de nuevos operadores y consolidan a los oferentes de alojamientos turísticos ya instalados". El organismo anuncia que estas medidas provocarán "precios más elevados en el alojamiento turístico" y menor calidad, inversión e innovación en los alojamientos turísticos de estas tres ciudades.

"En ninguno de los tres casos se especifican con claridad los objetivos de interés general que se persiguen ni se justifica que las medidas elegidas sean las más idóneas para lograrlo", concluye la nota de la CNMC.

Los municipios afectados reaccionaron rápidamente, asegurando que defenderán en los tribunales las normativas impulsadas. El Ayuntamiento de Madrid, gobernado por Manuela Carmena (Ahora Madrid), dice querer conjugar la defensa del turismo con los derechos de "los ciudadanos dentro de los barrios", informa Julio Núñez. "Nuestro objetivo es una regulación que proteja los usos residenciales del suelo y favorecer la competencia en un sector donde también están hostales y hoteles", añaden en el Área de Urbanismo.

El alcalde de San Sebastián, Eneko Goia (PNV), defendió la autonomía de su Ayuntamiento para regular los usos del suelo y aseguró que no comparte "en absoluto" el recurso de la CNMC, que da "alas al libre mercado sin tener en consideración ningún otro principio ni valor".

El Ayuntamiento de Bilbao, gobernado por el también peneuvista Juan María Aburto, recordó que el pleno del pasado 31 de mayo rechazó por unanimidad la petición de la CNMC de anular la regulación de pisos turísticos de la capital vizcaína, según informa la agencia Efe.