Textos y fotos »

Crecen los recelos hacia Huawei tras la detención de su vicepresidenta a petición de EE UU

Diario- Alicia González 06/12/2018
Japón, Australia y Nueva Zelanda son los últimos en impedir que se usen equipos de la tecnológica china para el desarrollo de la red 5G
 

En los últimos meses, distintos Gobiernos, con Estados Unidos a la cabeza, han manifestado su preocupación por la información que podría obtener Pekín a través de los productos y equipos fabricados por Huawei, poniendo así en peligro la seguridad nacional. Hasta el punto de que el propio Donald Trump prohibió que ningún integrante de su Gobierno tuviera un dispositivo telefónico de marca china. Una decisión que ha frenado el desarrollo de Huawei en Estados Unidos que, pese a ello, ha desbancado a Apple como segundo fabricante mundial de teléfonos inteligentes.

Esta situación enrarecida para la compañía se ha agravado con el anuncio que hizo Canadá este miércoles sobre la detención en Vancouver de Meng Wanzhou, directora financiera de la marca china de tecnología Huawei e hija del fundador de la compañía, el pasado 1 de diciembre por violar presuntamente las sanciones de Estados Unidos sobre Irán. Su detención ha añadido tensiones a las difíciles relaciones entre Estados Unidos y Pekín, que acaban de sellar una tregua en su guerra comercial.

Pero el veto a la compañía tecnológica china se extiende mucho más allá. Esta misma semana Australia y, poco antes, Nueva Zelanda bloqueaban el uso de equipos fabricados por Huawei en el desarrollo de la nueva generación de infraestructuras de telecomunicaciones y, en concreto, de la red móvil 5G. La compañía china lidera el desarrollo tecnológico mundial en este ámbito pero los países temen que el régimen chino utilice a sus empresas en labores de ciberespionaje, tanto a nivel industrial como estatal. El Gobierno de Canberra también vetó a la china ZTE.

Japón y Corea del Sur también analizan las operaciones de Huawei en su territorio. Los recelos de Estados Unidos sobre la actividad de Huawei se han extendido a Tokio. El Gobierno nipón ha decidido excluir tanto a esta empresa como a ZTE de las licitaciones públicas debido a las supuestas brechas de seguridad cometidas por ambas empresas, según adelantaron varios medios locales y recoge Efe. El veto se debería a las dudas sobre la independencia de ambas empresas y sus vínculos con el Gobierno chino.

De confirmarse la medida, Japón se sumaría a Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda en el bloque de países que vetan parte del negocio del gigante chino por razones de seguridad nacional, especialmente en lo relativo al despliegue de las redes de comunicación móviles de quinta generación (5G).

Varios países europeos, con Reino Unido y Alemania a la cabeza, quieren llegar a un acuerdo para que la Comisión Europea investigue la inversión extranjera que se produzca en el ámbito de la tecnología y en infraestructuras consideradas estratégicas. Una iniciativa con la que se pretende forzar el visto bueno previo a la inversión foránea en sectores como la salud, la industria aeronáutica, los medios de comunicación y, por supuesto, la tecnología y que tiene a China como principal objetivo, aunque no se explicite su nombre.

En Reino Unido, British Telecom acaba de anunciar este miércoles que va a eliminar en los próximos dos años los equipos de Huawei que ya existen en sus redes de 3G y 4G.

Tanto Londres como Berlín tienen previsto sacar a subasta el espectro radioeléctrico para las redes 5G el próximo año y las presiones para vetar a Huawei de ese nuevo desarrollo aumentan cada día. El verano pasado el Ministerio de Economía alemán impulsó un cambio legal por el que el Gobierno podría vetar la compra por parte de empresas de fuera de la UE de participaciones superiores al 15% en sectores como la defensa, la tecnología o determinadas infraestructuras consideradas críticas. Sin embargo, la compañía china acaba de abrir en Bonn un laboratorio sobre la seguridad informativa que parece dirigido a calmar ese tipo de sospechas. El coste de la inversión prevista para la red de 5G puede alcanzar los 80.000 millones de euros solo en Alemania.

El desarrollo de las redes 5G marcará la próxima ola tecnológica global. Esta infraestructura de conectividad móvil de quinta generación promete velocidades de descarga entre 10 y 20 veces más veloces que las actuales, mayor cobertura y conexiones más estables,