Textos y fotos »

Buteflika opta a un quinto mandato en Argelia, a sus 81 años

Diario- Francisco Peregil 10/02/2019
El dirigente, que lleva dos décadas en el poder, apenas se deja ver en público y se desplaza en silla de ruedas desde que en 2013 sufriera un derrame cerebral
 

La maquinaria del poder en Argelia tiene razones que la razón de sus críticos no llega a entender. Hace apenas tres años, el deporte preferido de avezados observadores en Argelia consistía en vislumbrar quién sería el sucesor de Abdelaziz Buteflika. Se daba por sentado que el anciano dirigente, de 81 años, quien se desplaza en silla de ruedas desde que en 2013 sufriera un derrame cerebral, apenas se deja ver en público desde entonces y no pronuncia discursos, daría por concluida su carrera al cabo de cuatro mandatos, con 20 años seguidos en el poder.

Se especulaba incluso, desde hace varios lustros, con su fallecimiento inminente. Sin embargo, este sábado, el gubernamental Frente de Liberación Nacional (FLN), congregó a decenas de miles de seguidores en Argel para anunciar oficialmente que presentaba a Buteflika como su candidato para las elecciones del próximo 18 de abril. Fue un mitin en el que faltó el propio Buteflika, según relatan varios medios locales, y a cambio se vieron imágenes de cuando el presidente gozaba de buena salud.

Quedaba aún por saber si el propio Buteflika presentaría su candidatura y cómo lo haría. ¿Por escrito, como viene siendo la norma desde 2013, o mediante un discurso televisado? El suspense apenas duró un día. Buteflika confirmó que optaba a un quinto mandato mediante una carta a modo de programa electoral, con una extensión de 2.345 palabras, dirigida a la nación a través de la agencia oficial APS. En su primer párrafo el mandatario hace alusión al hecho que más votos y adhesiones puede granjearle entre el electorado argelino: fue el hombre que unificó el país después de una década de guerra civil (1992-1999) entre islamistas y laicos. "Desde mi primera investidura a la cabeza del país me he consagrado a apagar la llama de la Fitna (la división)".

Buteflika incidió en los supuestos logros de su gestión al frente del país. Mencionó la estabilidad (dos veces), la unidad (otras dos) nacional y la seguridad (en cuatro ocasiones), la acumulación de reservas que le ha permitido al país "afrontar la caída del petróleo en los próximos años", el "programa de construcción masiva de infraestructuras", "la triplicación del número de alumnos y alumnas en colegios, centros de formación y universidades", entre otros factores. Y prometió, si ganaba las elecciones, convocar "a todas las fuerzas políticas, económicas y sociales" a una Conferencia nacional para acordar las próximas reformas.

En cuanto al estado de su salud señaló en la carta: "Por supuesto, yo no tengo las mismas fuerzas físicas que antes, cosa que jamás he ocultado a nuestro pueblo, pero jamás me ha faltado la voluntad inquebrantable de servir a nuestra patria".

Buteflika también alude en su carta al desencanto de los jóvenes que optan por emigrar a Europa arriesgando sus vidas en el Mediterráneo. "Necesitamos respuestas más adaptadas a las aspiración de nuestra juventud, que a veces se mantiene lejos de la vida política y algunos elementos optan incluso por recurrir a tentativas de exilio, extremas y suicidas".

En las últimas presidenciales, celebradas en abril de 2014, Buteflika ganó con el 81,53% de los votos y con una abstención de casi el 50% de las personas con derecho a voto. Hace cinco años, igual que ahora, ya había cientos de jóvenes en las redes sociales que llamaban al boicot de las presidenciales.