Textos y fotos »

Las mujeres de Messi y Luis Suárez cierran su zapatería

Diario- El País 14/03/2019
Antonella Roccuzzo y Sofía Balbi abrieron el negocio en el centro de Barcelona el pasado mes de mayo y ahora alegan para cerrarlo que quieren dedicarse a su familia
 

Antonella Roccuzzo y Sofía Balbi, parejas respectivamente de los futbolistas Leo Messi y Luis Suárez han probado juntas suerte en los negocios y la operación no ha salido como esperaban. Hace poco menos de un año las dos amigas inauguraron como propietarias una tienda de zapatos en Barcelona. Para emprender este negocio se asociaron con el empresario y diseñador argentino Ricky Sarkany que tiene más de cincuenta locales abiertos en el Cono Sur de América y desembarcaba en Europa con este proyecto. Los tres se conocían porque tanto Roccuzzo como Balbi, eran clientas del diseñador.

Sin embargo el negocio de Barcelona no ha funcionado y está a punto de tener que echar el cierre. A pesar de que las dos amigas han promocionado la firma luciendo sus modelos siempre que han tenido ocasión, la sociedad que crearon conjuntamente para lanzarse al mundo de los negocios, Roccbal 109, ha tenido unas pérdidas de 150.000 euros, según ha informado el diario económico Expansión.

A pesar de las cifras poco halagüeñas y de que ni Roccuzzo ni Balbi han querido hacer declaraciones al respecto, sí ha querido explicarse Ricky Sarkany, que ha dejado claro que el cierre de la zapatería se debe a una decisión que han tomado las dos mujeres de los futbolistas del Barcelona y que se trata de una decisión personal tomada por motivos personales que no económicos. "En este momento ellas necesitan dedicarse a sus hijos recién nacidos y poner toda su energía en la familia", ha añadido el diseñador argentino. "Estoy muy agradecido por el lanzamiento del local, un proyecto hermoso e inolvidable. Me permitió pisar fuerte en Europa y ahora afianzar mi expansión hacia el hemisferio Norte y el gran desafío que representa Asia".

Las dos amigas inauguraron su negocio el 21 de mayo del pasado año, poco antes de la boda de Antonella y Leo Messi, que tuvo lugar el 30 de junio en Rosario, la ciudad argentina en la que ambos nacieron y donde se conocieron. Las dos parejas comparten vecindario en Castelldefels y también es habitual verlas juntas durante sus vacaciones. Una amistad que Luis Suárez confesó que surgió "gracias a los asados y el mate".