Textos y fotos »

¿Qué hace Benetton en la Patagonia?

Diario- Raquel Vidales 17/05/2019
Txalo Toloza y Laida Azkona reconstruyen en "Tierras del Sud" la batalla de los mapuches contra los empresarios
 

"En Sudamérica todos somos descendientes de europeos", dijo el año pasado el presidente argentino, Mauricio Macri, en un foro mundial. Esta sentencia, que desató una polvareda porque niega de plano la existencia de indígenas en esa región, confirma la vigencia de la denuncia que recorre Tierras del Sud, una interesante obra de teatro documental y activista que indaga en el conflicto que enfrenta a los mapuches, pueblo originario de la Patagonia prácticamente aniquilado en el siglo XIX, con las empresas que explotan ese territorio —sobre todo Benetton— amparadas en el mismo argumento espurio que llevó a Macri a pronunciar su polémica frase: que esas tierras no eran de nadie hasta que ellas llegaron.

El videoartista Txalo Toloza-Fernández y la coreógrafa Laida Azkona viajaron hasta la Patagonia para descubrir lo que hay detrás del conflicto: las caras de sus protagonistas. Y volvieron con un montón de testimonios de mapuches que reproducen a lo largo de la función, intercalados con proyecciones y animaciones didácticas, mientras ambos artistas construyen sobre el escenario un paisaje patagónico esquemático (montañas, planicies y lagos) con varas de plástico, conos y gelatinas.

Plásticamente, la pieza es una belleza. El desarrollo en paralelo de los tres planos narrativos (testimonios, proyecciones y paisaje) ayuda al espectador a absorber la gran cantidad de información que se despliega. Pero resulta un tanto fría y monótona la manera en que se reproducen los testimonios de los mapuches: sin emoción, sin mediación, como si los artistas no quisieran usurpar las voces de las víctimas. Desde un punto de vista ético, esta renuncia deliberada a la "teatralidad" es intachable, pero dificulta la empatía.

Tierras del Sud. Una creación de Txalo Toloza-Fernández y Laida Azkona. Antic Teatre de Barcelona, del 7 al 16 de junio.