Textos y fotos »

El inesperado ascenso del Templo Satánico en Estados Unidos

Diario- Héctor Llanos Martínez 16/06/2019
El Gobierno del país otorga a esta organización el mismo estatus fiscal que a las instituciones benéficas y las iglesias. Pero no es lo que parece
 

Desde la primavera de 2019, el Servicio de Impuestos Internos de Estados Unidos (IRS) otorga deducciones fiscales a los ciudadanos que donen dinero al Templo Satánico. Esta organización que desde 2013 rinde culto al diablo tiene el mismo estatus que las instituciones benéficas y que las iglesias, sinagogas y mezquitas.

Aunque resulte una locura, no es exactamente lo que parece. Es cierto que sus seguidores visten mayoritariamente de negro y que invocan a menudo a Satán, pero no participan en sórdidos rituales, ni sacrifican bebés. Y para lo único que usan sus tridentes es para limpiar con ellos las playas y carreteras de sus ciudades.

Simplemente, le han puesto bastante ironía a su forma de entender el activismo. Defienden la libertad social y religiosa en un país que, en teoría, es oficialmente laico. Si en estos momentos se atacan los derechos fundamentales de los ciudadanos en nombre de Dios, ¿la alternativa será adorar a Satán?, se preguntan. La suya es una surrealista defensa de la separación de la Iglesia y el Estado ante el cada vez más popular y agresivo discurso ultraconservador.

Así lo plantea esta organización fundada por Lucien Greaves, que asegura haber pasado de tres a 50.000 miembros en tres años y cuyo ascenso es objeto del documental Hail Satan?, dirigido por la cineasta Penny Lane y presentado en Sundance London tras proyectarse a principios del año en la edición estadounidense del festival.

"Ser ateo es aburrido. No tienes una iconografía ni una comunidad con la que puedas reunirte", comenta uno de sus miembros en un momento de la película. Lane rebaja varios enteros la ironía de estas palabras. "Lo que defienden es que ser ateo es una posición demasiado pasiva. En estos momentos de crispación, se necesita pasar a la acción y luchar por los derechos de todos", comenta a EL PAÍS durante la presentación de la cinta en Londres.

Un ejemplo de que sus acciones son provocadoras y reivindicativas pero inofensivas es la cruzada que mantienen desde hace años en el Capitolio de Oklahoma. A pesar de ser un edificio gubernamental, se decidió colocar una enorme estatua con las tablas de los diez mandamientos, como las de las películas clásicas de Cecil B. DeMille. El Templo Satánico contraatacó construyendo la suya propia, financiada por micromecenazgo. Reproduce una figura de Baphomet, un dios de cabeza animal relacionado con el satanismo, al que le han puesto el torso de Iggy Pop. Intenta así defender al resto de opciones religiosas minoritarias.

"Pensé que, si la gente se toma su tiempo para prestarles atención y escuchar sin prejuicios lo que dicen, se dará cuenta de que su mensaje tiene sentido y que no es negativo. Un documental de hora y media es una forma de lograrlo", dice.

Desde el particular punto de vista de esta organización fundada nada menos que en Salem, la Biblia no hace más que recordar que Satán era un tipo bastante relajado y tolerante. "Si Eva no llega a caer en la tentación de la manzana, ¿qué clase de vida le hubiese esperado? Una de total servidumbre y sin libertad de elección", comenta Jex Blackmore, que durante años ha sido portavoz oficial del movimiento "Cuando Jesucristo pasó 40 días en el desierto en ayunas, se presentó Satán para decirle: 'Eh, tío, no hace falta que hagas esto. Bebe un poco de agua, hombre", comenta otro de sus miembros en el documental.

Ante tal cachondeo, a Lane no le ha quedado más remedio que explorar un género poco usual: la comedia documental. Pero lo cierto es que muchas de sus bromas buscan colocarse en el límite de lo permitido. A medida que el discurso del Templo Satánico se ha ido haciendo más popular, más alarmas han saltado en el sector más reaccionario de Estados Unidos. En los últimos años se han convertido en invitados habituales de las televisiones conservadoras, con la intención de trolear su programación todo lo posible.

"Juegan con símbolos, palabras e ideas que todo el mundo conoce y que relaciona con algo muy negativo. Hay estadounidenses que se toman muy en serio la dicotomía de cielo e infierno y de Dios y el Diablo. ¿Puede que su ironía nuble su verdadero mensaje? Seguro. Pero no creo que les importe mucho. No pretenden ser populares ni convertir a aquellos que no entienden lo que están haciendo", defiende la directora.

Pero eso no significa que su discurso defienda que cada uno haga lo que quiera. Sus principios fundamentales, que son siete, rechazan toda forma de violencia, buscan luchar por lo justo y que "ninguna historieta espiritual" rebata a la ciencia, entre otras cosas.

Su ligereza a la hora de tomar la figura de Satán (y de Dios) en vano tiene una explicación en la oleada de pánico a Satán que recorrió Estados Unidos entre las décadas de los 70 y los 90. En esos años, los programas de televisión se llenaron de historias sobre una sociedad secreta que asesinaba y abusaba de niños en nombre del diablo. Las supuestas víctimas colaterales de estos ritos eran los invitados estrella en los programas de la influyente Oprah Winfrey. El tiempo demostró que esos sucesos no eran reales.

"Hay una generación, que es la mía y la de la mayoría de los miembros del Templo Satánico que aparecen en el documental, que creció viendo esas fake news en televisión. El descubrir que nada de eso era cierto definió en cierto modo nuestra forma de ver el mundo", explica Lane.

No es la primera vez que la cineasta reta los pilares fundamentales sobre los que se sustenta la sociedad estadounidense. Ya lo hizo en Our Nixon (Nuestro Nixon) y Nuts! (Chiflados): "Supongo que siento la necesidad de contar nuestra historia desde otro punto de vista porque sospecho que nos faltan datos a la hora de analizar el pasado del país. Creo que no tenemos una perspectiva completa de las cosas. Además, me gustan ese tipo de películas que me hacen sentir estúpida; que al final me hacen pensar: 'Guau, no me puedo creer que me haya tragado esta mentira durante tanto tiempo'. Y es lo que quiero hacer sentir al espectador".