Textos y fotos »

Rodrigo cambia a Simeone por Guardiola

Diario- Ladislao J. Moñino 18/06/2019
El futbolista elige el Manchester City por su estilo de juego después de un año en el Atlético de Madrid
 

Tras cerca de un mes valorando su decisión, Rodrigo Hernández (Madrid, 22 años) ha escogido el Manchester City para continuar su carrera. La elección que le lleva a abandonar el Atlético de Madrid después de un año de estancia en el club rojiblanco es una mera cuestión futbolística referida a los estilos y a su distinta manera de sentir el juego. Rodrigo ha elegido a qué quiere jugar en los próximos años. Cree que su lugar en el fútbol y su progresión son más llevaderos y más factibles en un equipo dirigido por Pep Guardiola que en uno entrenado por Diego Pablo Simeone. El City, que ha sido escogido por delante del Atlético, el Bayern de Múnich, el PSG y el Manchester United, abonará los 70 millones de euros de su cláusula a partir del próximo de 30 de junio. La puja atrajo a la mayoría de las grandes potencias europeas, todas convencidas de que su presente y su margen de mejora auguran a un jugador dominante en su puesto para la próxima década.

Criado en la cantera rojiblanca, de la que se marchó al Villarreal en 2014 al no contar para los técnicos, Rodrigo regresó el curso pasado al Atlético a cambio de 25 millones de euros. Un año después, la insistencia y el convencimiento tanto de Guardiola, como de Txiki Begiristain, director deportivo del campeón inglés, de que es el jugador que necesitan ha sido clave en su marcha. Con el brasileño Fernandinho (34 años) en la recta final de su carrera, Rodrigo es la dovela sobre la que Guardiola pretende que se sostenga el City a partir del próximo curso.

Rodrigo no desprecia el tipo de juego que practica Simeone, pero está convencido de que su formación como futbolista siempre ha estado más dirigida a jugar en un equipo en el que prime la posesión del balón y el juego elaborado desde atrás. Aunque su dominio de la posición de mediocentro no le impidió convertirse en el fichaje de los últimos años que mejor se adaptó a la propuesta futbolística del Cholo, más directa y menos retórica, nunca ha terminado de sentirse cómodo en ella. Bajo la dirección del técnico argentino, Rodrigo ha mejorado en el sacrificio y en los retornos hacia su propia área cuando el equipo perdía el balón. También ha experimentado la presión de jugar en un grande y de sentirse muy observado. Ninguno de los centrocampistas del equipo ha estado más expuesto a las críticas por las pérdidas de balón que él, aunque fueran escasas a lo largo de la temporada.

La hinchada rojiblanca se entregó desde el primer momento, hasta el punto que le dedicó a Simeone la pitada más sonora y única que se recuerda para cuestionarle un cambio. El incidente hizo temer al club que se estableciera un debate estilístico que perjudicara al futbolista ante los ojos de su entrenador. Durante la temporada, han sido numeras las veces que las gradas han jaleado sus intercepciones y sus entregas limpias en corto.

Igual que Simeone dice no creer en ese tipo de juego que tanto atrae a Rodrigo, el chico no acaba de tenerle fe al exceso de balones largos, al juego vertical porque sí o a que los centrales saquen la pelota saltándose a su figura. Los debates futbolísticos con su entrenador y con algunos de sus compañeros han sido una constante durante su estancia. Rodrigo defendía que el equipo corría demasiado y que cuando él aseguraba un pase era para que el conjunto descansara mientras se armaba una nueva jugada. "Aquí jugamos así", es la respuesta que se encontró en el vestuario en más de una ocasión. De alguna manera, Rodrigo ha sido una impureza para el libreto de Simeone.

Hasta el último momento, el Cholo ha tratado de convencer al mediocentro de que permaneciera en el Atlético y le ha recalcado a la dirigencia que el chico era fundamental en su nuevo proyecto. El técnico ha jugado sus bazas desde el discurso del jugador que fue. Le aventuró y le desafió a asumir el liderazgo del equipo en el campo con Thomas de acompañante. La pareja que ya no podrá consolidar Simeone formaba parte del plan de reconstrucción al que se ve abocado el Atlético ante la desbandada masiva de jugadores por la que atraviesa.

El club, que también ha tratado de seducirle para que no se marchara, se quedó sorprendido cuando supo que la continuidad de Rodrigo no era una cuestión monetaria. Aunque el City mejorará notablemente sus condiciones, de haberse quedado, hubiera mantenido sus emolumentos. La dirigencia intuyó que su marcha tenía visos de hacerse realidad desde que supo que Guardiola y su fútbol estaban detrás. El discurso de que solo en el Atlético podía progresar y de que debía mejorar defensivamente no le ha calado. Eso ya lo traía se serie. En el Villarreal ya lideró la lista de los mediocentros que más balones recuperan de LaLiga y este curso ha sido el mejor del equipo de Simeone con diferencia en esa faceta. Rodrigo se va con la legitimidad de poder escoger a qué quiere jugar. Y con Guardiola jugará otro fútbol. Ni mejor, ni peor, pero sí el que más le llena. El madridista Marcos Llorente es ahora el gran objetivo para reemplazar al fútbolista que decidió jugar a otra cosa.