Textos y fotos »

El SPD diseña una larga transición para elegir líder y decidir sobre su futuro en la gran coalición

Diario- Ana Carbajosa 24/06/2019
Los socialdemócratas alemanes permiten candidaturas bicéfalas para presidir el partido
 

Una dilatada hoja de ruta para revitalizar el partido y emerger de una crisis aguda. El Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) ha trazado este lunes un calendario para elegir a sus nuevos líderes en un proceso en el que participarán los 440.000 afiliados y en el que por primera vez se abre la puerta a una bicefalia. Las decisiones finales las adoptará el congreso de la formación a principios de diciembre. Será también entonces, cuando el SPD evaluará su papel en la gran coalición con los conservadores e incluso una posible ruptura.

La troika que gestiona el partido tras la dimisión de Andrea Nahles, su hasta entonces presidenta, ha presentado en Berlín el plan con el que aspiran a dotarse de nuevos líderes. La idea es sobre todo que el proceso participativo que culminará en diciembre, sirva de revulsivo e inyecte energía a un partido que atraviesa horas muy bajas. A los históricamente malos resultados de las europeas —15,8% de los votos— se le añade otra derrota inédita en el Estado de Bremen y unas encuestas que sitúan al SPD codo con codo con la ultraderecha. Las citas electorales del otoño en el Este de Alemania prevén nuevos fracasos para un partido que se ha visto con creces superado por Los Verdes, el partido estrella en los últimos tiempos.

Desde que Nahles anunciara que abandonaba el barco a la deriva, no ha habido ni un candidato de peso que se haya ofrecido a capitanear el partido más antiguo de Alemania. La puesta en marcha de una campaña en la que ya no se nombrará a dedo al líder, sino que los militantes elegirán a un dúo, podría animar a potenciales candidatos a presentarse. El 1 de julio se abre según la nueva hoja de ruta el plazo para presentar candidaturas hasta el 1 de septiembre. Después se celebrarán entre 20 y 30 conferencias regionales, en las que los candidatos presentarán sus propuestas por todo el país a las bases, antes de que los afiliados emitan su voto el 26 de octubre. Si ninguna pareja o candidato logra al menos un 50% de los apoyos, se celebrará una segunda ronda. Finalmente, la ejecutiva del partido llevará al Congreso del 6 al 8 de diciembre la candidatura ganadora para que sea aprobada por los delegados del SPD.

A pesar de que se había barajado la posibilidad de adelantar el congreso para agilizar la transición, este lunes han ganado los miembros de la ejecutiva que han optado por un proceso dilatado y que no ponga sobre la mesa la decisión en torno a la permanencia en la gran coalición de Gobierno hasta finales de año. Será entonces en el congreso de diciembre cuando se aplique la conocida como cláusula de revisión del contrato de coalición que rige el mandato del actual Ejecutivo. Esa cláusula establece que a mitad de legislatura, los partidos podrán revisar qué objetivos se han cumplido y si es conveniente añadir nuevos retos y proyectos. En las filas del SPD se interpreta sin embargo como una vía de salida de una coalición, que muchos en el partido consideran que ha contribuido a desdibujar su perfil político ante los electores.

De momento no hay ni remotamente candidatos claros a presidir el SPD. Los primeros espadas, como el ministro de Finanzas, Olaf Scholz, corrieron en seguida a autodescartarse y los jefes de gobiernos regionales que componen la troika que gestiona interinamente el partido también han rechazado presentarse.

A partir de ahora se desatarán las quinielas sobre el liderazgo, que determinará a su vez el rumbo ideológico que tomará el partido en un momento de fragmentación y mudanza también en la política alemana. A la irrupción de la ultraderechista Alternativa por Alemania (AfD) y su entrada por primera vez en el Parlamento tras las generales de 2017, se le añade el conocido ocaso de la era Merkel. La canciller alemana, Angela Merkel, ha anunciado su retirada a finales de la legislatura, 2021, tras 16 años al frente del Ejecutivo alemán. Su partido, la Unión Cristiano Demócrata (CDU) ha sufrido también una considerable merma en pasadas citas electorales y trata de forjar su nueva identidad de la mano de Annegret Kramp-Karrenbauer.