Textos y fotos »

El Gobierno, sobre los límites al alquiler: "Madrid no es Berlín"

Diario- Sandra López Letón 03/07/2019
El Ejecutivo cree que en España las medidas para controlar los precios deben ser distintas a las adoptadas en la capital alemana
 

El Gobierno descarta copiar al dedillo la congelación del precio de los alquileres aplicada en Berlín, que la semana pasada aprobó una ley para poner tope a las rentas durante cinco años con el objetivo de frenar la especulación en el mercado de la vivienda. "Las cosas no se aplican directamente de Berlín a la ciudad de Madrid, porque son dos mercados completamente diferentes", ha señalado este miércoles Helena Beunza, secretaria general de Vivienda en funciones en un desayuno organizado por Europa Press.

Beunza cree que la primera diferencia es que "el tope del alquiler en Alemania y Francia se enmarca dentro de un modelo jurídico en el que los contratos de alquiler son indefinidos". "Además, están trabajando con índices desde hace muchísimos años, unos índices que nacen para que el arrendador pudiera actualizar el precio del arrendatario", advierte. "No podemos pensar que vamos a sacar un índice en España y al día siguiente vamos a tener un mercado controlado que, además, no está profesionalizado", ha apuntado. En Alemania el 50% del mercado del alquiler está en manos de inversores institucionales y "es más fácil sentarse con ellos y poder tratar estos temas". En España su peso apenas alcanza el 5%.

Por eso, "las medidas deben ser completamente diferentes", según Beunza que, sin embargo, no se cierra a "analizar y tratar todas las medidas" dentro de un pacto de Estado para la vivienda entre todas las fuerzas políticas que apruebe la primera ley estatal de la historia en la materia y que genere un marco estable que dure, al menos, 15 años.

Varios expertos y empresarios del sector inmobiliario han mostrado su rechazo a la limitación del precio del alquiler que propone Unidas Podemos y que se ha aplicado en Berlín. Todos coinciden en que se desincentivaría al propietario y se fomentaría el mercado negro. Aunque sí reconocen la efectividad de las medidas aplicadas en la ciudad de Viena, donde el Ayuntamiento limita el precio de los pisos de su titularidad, los que ha comprado con el presupuesto municipal.

Al margen del debate sobre congelar los precios, Beunza ha puesto en valor el trabajo que en materia de alquiler ya está haciendo el Gobierno. "Se han aprobado paquetes de medidas para flexibilizar la oferta y evitar tensiones en los precios". Entre ellas, está el Real Decreto Ley de medidas urgentes para el mercado del alquiler que el Gobierno aprobó el pasado mes de marzo y que ha ampliado los plazos de los contratos de arrendamiento de tres a cinco años y ha limitado la subida del alquiler al IPC. Según Beunza, los dos grandes males que se decía que el Real Decreto iba a traer no han ocurrido: "Ni ha contraído la oferta de pisos en alquiler ni ha subido los precios". "De marzo a mayo de 2018 los alquileres subieron un 2,7%, según los datos de portales inmobiliarios; mientras que de marzo a mayo de este año han crecido un 1,9%, es decir, los precios han registrado un descenso de casi el 1%".

La secretaria general de Vivienda en funciones también ha destacado la dificultad de trabajar sin un presupuesto propio y ha valorado que, pese a ello, la sociedad pública Sepes se encuentra urbanizando su patrimonio público para la construcción de vivienda en alquiler asequible, cuya gestión y derechos de superficies pasarían a empresas privadas. Entre otras medidas, Beunza ha afirmado que el Gobierno pretende incrementar la seguridad jurídica del sector, facilitar la modificación de los planes de urbanización o crear una mesa técnica con el tercer sector. Además, ha afirmado que el Gobierno ultima un plan para que el ICO (Instituto de Crédito Oficial) financie a las comunidades de vecinos para la rehabilitación de edificios, un proyecto que podría ampliarse a otros campos del sector.