Textos y fotos »

La dimisión del vicepresidente Jordi Mestre abre una crisis en el Barça

Diario- Ramon Besa 03/07/2019
El plan deportivo para la próxima temporada queda en suspenso después de la salida del directivo cuando se negocian las incorporaciones de Griezmann y Neymar
 

Jordi Mestre, vicepresidente deportivo del Barcelona, presentó este miércoles su dimisión irrevocable después de una reunión del área deportiva en la que se discutía sobre la planificación de la plantilla para la próxima temporada y una futura reestructuración ejecutiva en el Camp Nou. La renuncia se produce precisamente cuando el club barcelonista negocia el fichaje de Antoine Griezmann y el regreso de Neymar Junior.

Fue precisamente el ya exvicepresidente azulgrana, el mismo que este viernes tenía que presidir la presentación de Frenkie de Jong, quien en el verano de 2017 afirmó que Neymar se quedaba "al 200%" en el Camp Nou poco antes del fichaje del brasileño por el Paris Saint Germain.

La salida de Mestre delata la disparidad de criterios que hay en el consejo que preside Josep Maria Bartomeu sobre un nuevo cambio en el organigrama del club y respecto a la remodelación del plantel del Barça. Responsable del área deportiva, Mestre discrepaba más con alguno de sus compañeros de área —formada por Javier Bordas, Xavier Vilajoana y Silvio Elías— que con los miembros de la secretaria técnica, compuesta por Pep Segura, Eric Abidal y Ramon Planes.

Mestre era precisamente uno de los directivos críticos con la continuidad del técnico Ernesto Valverde y, por contra, uno de los valedores del manager Pep Segura, sustituto de Robert Fernández, al que no se renovó el contrato en 2018. La posición de Segura queda ahora debilitada y acentúa la grave crisis abierta con la dimisión de Mestre.

Aunque se insiste en que su renuncia es por una cuestión de organización interna y no por los fichajes, los cambios podrían afectar al mercado de altas y bajas previstos en un club que se ha distinguido por mantener a los entrenadores y cambiar a los directores deportivos —Txiki Begiristain, Andoni Zubizarreta, Robert Fernández...—. Propietario del Selenta Group, Mestre acaba de ser elegido presidente del Gremi d"Hotels de Barcelona en sustitución de Jordi Clos, y ya había anunciado que dejaría el club en 2021 al mismo tiempo que su amigo y presidente Bartomeu, que no se puede presentar a la reelección después de sustituir a Sandro Rosell, quien dimitió después de la judicialización del pase de Neymar del Santos al Barça.

Las distintas dimisiones

Mestre es el cuarto vicepresidente que presenta su dimisión después de Carles Vilarrubí en octubre de 2017 —responsable del área institucional—; Manuel Arroyo en julio de 2018 —Marketing y Media—; y Susana Monje —economía—, que salió del club en 2016 dos años más tarde y fue sustituida por Enrique Tombas. Los únicos vicepresidentes que continúan del núcleo fuerte de Bartomeu, elegido en 2015, son Jordi Cardoner, el mejor posicionado para encabezar la candidatura continuista en las elecciones de 2021, y Jordi Moix, encargado del Espai Barça.

La dimisión de Vilarrubí, y la del directivo Jordi Monés, se produjeron después que el presidente decidiera no suspender el partido Barça-Las Palmas que coincidía con el 1 de octubre de 2017 y finalmente se celebró a puerta cerrada en el Camp Nou. Aunque Bartomeu ha preferido apostar por ejecutivos antes que reforzar la directiva, también ha visto cómo varios profesionales abandonaban la entidad por discrepancias con el rumbo emprendido —uno de los casos más significativos fue el de Francesco Calvo—.

Muy condicionado por la delicada situación económica, la prioridad de la directiva había sido la de cerrar el ejercicio económico de la última temporada para después afrontar fichajes como los de De Jong, Griezmann y Neymar. El plan puede verse condicionado por la dimisión de Mestre mientras se aguarda también el regreso de Valverde, ratificado por Bartomeu. Antes de comenzar las vacaciones, el entrenador reiteró su disponibilidad para cumplir el contrato renovado hasta 2020 después de las críticas recibidas por la eliminación de la Champions ante el Liverpool y el año pasado contra el Roma.