Textos y fotos »

El Banco de España exige al sector que mejore en el uso de los datos como defensa ante las "bigtech"

Diario- Íñigo de Barrón 10/07/2019
El supervisor reclama más inversión tecnológica al sector y recuerda a las entidades que ahora son las que tienen toda la información
 

Uno de los grandes debates en el sector financiero es que las grandes empresas tecnológicas, como Google, Facebook, Apple y Amazon, denominads bigtech,pueden recabar datos de los clientes bancarios, pero no a la inversa. La banca también cree que estas grandes firmas van a entrar en negocios bancarios sin tener la misma regulación.

Margarita Delgado, subgobernadora del Banco de España, entró ayer en esta polémica, en la jornada Los retos del sector financiero, organizada por KPMG. "Existe preocupación por la posibilidad de que terceros tengan acceso a los datos bancarios de los clientes, pero no quiero dejar de señalar que, de hecho, las entidades cuentan en estos momentos con toda esa información".

Y añadió: "El problema radica en saber si los bancos están listos para extraer y explotar adecuadamente esa información. Se habla mucho de la interacción con la clientela, de la calidad de las apps y de la experiencia de usuario. No obstante, quiero resaltar que es aún más importante llevar a cabo el cambio tecnológico "de puertas para adentro", en el terreno de la agregación y calidad de datos y en las aplicaciones internas".

"Deben extraer y analizar los datos de su clientela"

Por eso considera que "en este campo queda muchísimo potencial de mejora, aunque las entidades españolas no están ni mucho menos en peor situación que sus rivales europeas. Las entidades deben ser capaces de extraer, explotar y analizar los datos de su clientela, y para ello se precisará en muchos casos realizar inversiones en sistemas". Y concluyó que sin el uso de esta tecnología "no resultará posible la evaluación y transformación del modelo de negocio".

La número dos de la supervisión ofreció datos relevantes, como que solo el 40% de los clientes españoles estarían dispuestos a utilizar canales exclusivamente digitales para contratar productos financieros tradicionales. O que, en el supuesto de cambio de entidad, los bancos tradicionales siguen siendo la primera opción, en un 71%, para pasar una cuenta de una entidad a otra; los bancos totalmente digitales serían elegidos por un 24%, mientras que las fintech, las pequeñas tecnológicas financieras, son una opción para un 3% y, por último, sólo el 2% restante cambiaría su banco por una compañía tecnológica o de telecomunicaciones que ofreciera estos servicios.No obstante, advirtió que los bancos tradicionales pueden perder esta ventaja porque "la tendencia hacia el uso de canales alternativos es creciente".

Por su parte, el consejero independiente de BBVA y exgobernador del Banco de España, Jaime Caruana, señaló que la banca sobrevivirá a la revolución digital porque "cuenta con un activo que no es fácilmente sustituido por otro tipo de operadores: la confianza de los usuarios, pero deberá trabajar en mejorar su reputación y adaptar su negocio a tipos de interés bajos".

Caruana también añadió que la batalla competitiva estará en la explotación de los datos y el conocimiento del usuario. "No hay que proteger a la banca de las bigtech, hay que desproteger a las bigtech de la escasa regulación en la protección de datos". Amparo Moraleda, consejera de CaixaBank, dijo que el problema de la banca "es que no atrae a los jóvenes ni al talento tecnológico".

Retraso a la libra de Facebook

En su opinión, "comprar fintechs o añadirlas de forma marginal al negocio será una transformación penosa y muy difícil en entidades que tienen mucha escala. El reto es encontrar gestores al frente de las entidades y mandos intermedios que entiendan la digitalización y la impulsen desde dentro y sean capaces de hacer esa transformación desde dentro", explicó la consejera de CaixaBank.

En referencia al reciente anuncio del lanzamiento del proyecto libra, la moneda virtual patrocinada por Facebook, Margarita Delgado comentó: "La reacción del sector público, supervisores y bancos centrales ante este anuncio ha sido, por decirlo suavemente, muy muy cautelosa. Buena muestra de ello es la carta que enviaron la semana pasada las autoridades norteamericanas a Facebook, en cuyo primer párrafo se solicita -más bien se requiere- un retraso en la implementación del proyecto mientras se evalúan sus potenciales consecuencias".

Delgado añadió que para las autoridades de Washigton, el proyecto libra tiene la "intención de rivalizar con la política monetaria estadounidense y el propio dólar. Creo que esta reacción no es exagerada, dado que la irrupción de una de las bigtech tiene implicaciones potencialmente sistémicas".