Textos y fotos »

Terremoto Griezmann

Diario- Ramon Besa 12/07/2019
El Barça ficha al delantero francés por 120 millones para agitar su ataque y el Atlético se remite a la cláusula inicial de 200 millones y anuncia medidas legales
 

Hay fichajes estratégicos, incorporaciones de club, ninguna tan capital seguramente en los últimos tiempos para el Barça como la de Frenkie de Jong, un futbolista que debe armar el juego con independencia del entrenador y de la edad de Leo Messi. Y después se dan contrataciones que los técnicos consideran necesarias para el equipo, por encima de los gustos de los futbolistas, incluso del 10, pocas como las de Antoine Griezmann (Mâcon, 28 años).

El club azulgrana anunció este viernes por fin el fichaje del delantero internacional francés procedente del Atlético. El interés barcelonista por Griezmann ha sido tan manifiesto desde hace dos años que no se enfrió ni siquiera cuando el jugador decidió permanecer la temporada pasada en el Atlético de Madrid ni en el momento en que Messi y Luis Suárez expresaron sus reservas respecto a la operación y apoyaron el regreso de Neymar.

"Mi padre me enseñó de pequeño que los trenes no pasan solo una vez", dijo Griezmann en alusión a aquel momento en un vídeo que publicó el Barcelona en sus redes sociales tras anunciar el fichaje. "Ha llegado la hora de aceptar el reto de un nuevo destino. Al fin, nuestros caminos se unen. Defenderé la camiseta del Barça con toda mi entrega y compromiso", concluyó el francés.

Al Barça no le preocupa el qué dirán ni las reclamaciones del Atlético después de depositar a través de un abogado del jugador los 120 millones de la cláusula de rescisión del contrato en la Liga de Fútbol Profesional. El club rojiblanco, que ya denunció al futbolista por no incorporarse el domingo a la pretemporada como miembro de la plantilla que dirige Diego Simeone, reclama ahora 80 millones más al Barcelona.

El Atlético considera que "el compromiso" de Griezmann con el Barça se cerró antes de que la cláusula pasara de 200 a 120 millones y expone como evidencia que el jugador comunicó que se desvinculaba del club el 14 de mayo, fecha anterior al 1 de julio, cuando el importe pasó a 120. Una vez considerado que tal cantidad es "insuficiente", el Atlético emprenderá acciones legales para defenderse ante el Barcelona.

La directiva rojiblanca está dolida porque se filtraron las negociaciones, sobre todo cuando el Barça pretendía pagar el fichaje a plazos, y no pudo incluir en la operación a Nelson Semedo. Griezmann decidió dejar el Atlético después de haber renovado en verano pasado y aceptar que la cláusula de rescisión pasara de 100 a 200 millones hasta el 1 de julio, en que sería de 120 millones. La diferencia entre los 100 millones de entonces y los 120 de ahora serían curiosamente los 20 millones que, según varias fuentes, habría percibido el atacante en su último año en el Wanda.

El delantero francés, campeón del mundo en Rusia, aspira a ganar la Champions con el Barça después de no poder lograrla la temporada pasada con el Atlético, club anfitrión de la final que se adjudicó el Liverpool. La importancia de Griezmann en el Camp Nou se expresa en su nueva cláusula de rescisión de 800 millones, 100 más que la de Messi, y en un contrato por cinco años a razón de unos 105 millones en total.

La presentación del jugador se celebrará este domingo a las 19.30 horas en unas circunstancias parecidas a las del portero Neto y sin la pompa que tuvo la llegada de De Jong porque actualmente se está cambiando el césped del Camp Nou. El coste de la incorporación de Griezmann se acerca en cualquier caso al de los fichajes más caros del Barça. El club azulgrana abonó 120 millones más 40 en variables por Coutinho y 105 más 35 en variables por Dembélé. "Es una buena operación de mercado, si miramos el precio, y más si tenemos en cuenta sus prestaciones futbolísticas", defienden desde las oficinas del Camp Nou.

Coutinho y Dembélé no han cubierto de momento el hueco que dejó Neymar cuando se fue al PSG y provocó precisamente el fichaje del brasileño y del francés procedentes del Liverpool y del Borussia Dortmund. Coutinho podría ser traspasado y hay dudas sobre la continuidad de Dembélé, al que el presidente azulgrana Josep Maria Bartomeu considera "mejor jugador que Neymar". A la espera de saber cómo evoluciona el culebrón del brasileño en París, el Barça atiende a una de las peticiones de los técnicos con la contratación de Griezmann.

"Va bien al espacio y es goleador", resumió Ernesto Valverde cuando se refirió en su día al exdelantero del Atlético. El técnico necesitaba un tercer delantero capaz de competir o complementar a la pareja Messi-Luis Suárez. Griezmann ha demostrado tanto en la Real Sociedad como en el Atlético una gran capacidad de adaptación, carácter y una excelente relación con el gol, valores que precisa el Barcelona para agitar un ataque que se paraliza en la fase final de la Champions.

Griezmann tendrá que marcar goles para ganarse a una afición que le pitó en su última visita al estadio con la camiseta del Atlético. La hinchada, dolida, no ha aceptado todavía que el jugador le diera plantón a través de un programa —La Decisión producido por una empresa de Gerard Piqué. A partir de entonces, la plantilla también ha expresado sus diferencias con el jugador en clara discrepancia con los técnicos y la junta de Josep Maria Bartomeu. El presidente advirtió precisamente en la presentación de De Jong: "Acabemos con la leyenda de que Messi pide jugadores". La llegada de Griezmann daría la razón a Bartomeu y confirmaría que Messi lo que quiere es futbolistas para ganar la Champions.