Textos y fotos »

Dos nuevos textos reivindican la figura de Julián Besteiro

Diario- Luis R. Aizpeolea 15/07/2019
Los ensayos de los años setenta del dirigente del PSOE Andrés Saborit cierran su investigación sobre el político
 

En el curso de una reciente revisión de documentos en su domicilio de Ginebra (Suiza), Rafael Saborit encontró dos textos inéditos de su abuelo, Andrés Saborit (Alcalá de Henares1889-Valencia 1980), dirigente del PSOE, UGT y Juventudes Socialistas entre 1909 y 1934 así como archivero general del partido, según definición de Indalecio Prieto. Los textos fueron entregados en abril de 2018 a la Fundación Pablo Iglesias, conservadora de su obra, y la familia Saborit encargó a César Luena, ex secretario de Organización socialista y europarlamentario, su publicación, materializada ahora, con el título En defensa de Julián Besteiro, socialista, por la Fundación Sistema y Biblioteca Nueva en colaboración con las fundaciones Pablo Iglesias, Largo Caballero y la Universidad de Alcalá.

Los dos textos inéditos de Saborit abordan y reivindican la figura de Julián Besteiro (1870-1940), sucesor de Pablo Iglesias al frente del PSOE y UGT, presidente de las Cortes republicanas, fallecido en la cárcel de Carmona (Sevilla) un año después de ser detenido por los vencedores franquistas en Madrid justo finalizar la Guerra Civil. Estos textos son el colofón de la obra ingente de Saborit sobre Besteiro, cuya biografía publicó en 1961, y suponen una aportación añadida a las investigaciones conocidas sobre el PSOE, como las de Santos Juliá y Abdón Mateos, y las de Emilio Lamo de Espinosa sobre Besteiro.

La obra reúne el texto titulado Julián Besteiro, socialista, redactado por Saborit en 1970 y otro de 1975 sin título que Luano ha llamado En defensa de Julián Besteiro. Las fechas de su redacción son claves en la historia del PSOE al coincidir con sus congresos de renovación, el de Toulouse, celebrado en 1972, y el de Suresnes, que eligió a Felipe González secretario general, en 1974. Saborit, que regresó del exilio en Ginebra en 1977, fue recibido en el Aeropuerto de Barajas por Gregorio Peces-Barba y Luis Gómez Llorente, en representación del PSOE renovado, junto con otra delegación del llamado PSOE histórico de Rodolfo Llopis.

Saborit fue conciliador en el conflicto socialista y En defensa de Besteiro, refiriéndose a las divisiones internas del PSOE en la etapa republicana, llama a la unidad socialista con la intención de que su partido reflexione sobre lo que le sucede en los años setenta, señala Luena. Otro pasaje clave en el que Saborit reivindica la vigencia de Besteiro se refiere a la relación que establece entre democracia y socialismo, entendiendo que la profundización en la democracia aboca al socialismo frente a la defensa de la dictadura del proletariado, muy presente entonces en la izquierda.

Esta reflexión de Saborit evoca a Luena un texto de 1984 del historiador Santos Juliá que, refiriéndose al socialismo de Felipe González, señala: "Para un socialista actual, la única práctica posible es la de la acumulación de reformas y el único tiempo real es aquel que por medio del uso del poder se procede a la racionalización y modernización del Estado y la sociedad". Por ello, Luena califica a Saborit como "el mejor nexo entre pasado y futuro al reflejar en estos textos la lenta evolución del socialismo español de marxista a otro democrático y reformista, que ya está en la obra de Besteiro".

Besteiro fue una figura polémica en la historia del PSOE lo que explica que Saborit, erigido en su defensor, vuelva sobre él en los años setenta. "!Cuantas injusticias se han cometido al juzgar vivo y muerto a aquel hombre excepcional!", dice en las primeras líneas de En defensa de Besteiro. Recuerda su apoyo al golpe del coronel Segismundo Casado contra el Gobierno de Negrín que supuso la entrega de Madrid a Franco. Saborit justifica a Besteiro por pretender acortar una guerra que consideraba perdida y asumir su responsabilidad permaneciendo en Madrid lo que acarreó su sacrificio personal. "Hoy no suscita debate en el PSOE. Su debate es histórico", concluye Luena.

Saborit defiende, también, a Besteiro en su oposición a la colaboración socialista en el primer Gobierno republicano (1931-1932). Resalta que no fue por rechazar la República sino porque temía que el PSOE quedara desdibujado en un Gobierno liderado por los partidos republicanos burgueses. Y alega como prueba de su compromiso republicano su participación en la elaboración de la Constitución republicana y su presidencia de las Cortes. "El pasado no deja de ser un brillante prólogo de lo que luego ha sucedido", concluye Luena, refiriéndose a la historia del PSOE y la visión de Besteiro sobre la democracia y el socialismo.