Textos y fotos »

La industria editorial encuentra la fórmula del éxito: vende más libros, produce menos títulos

Diario- Peio H. Riaño 16/07/2019
La cifra de facturación creció en 2018 un 1,9% y llega a los 2.363 millones de euros mientras reduce la producción de novedades en un 12,7%
 

El sector del libro se atempera. En el avance del Informe de Comercio Interior del Libro, la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) descubre que en 2018 la industria editorial facturó 2.363 millones de euros, un 1,9% más que en 2017. Crece en beneficios y baja el ritmo de publicaciones: 76.202 títulos nuevos editados, lo que supone un 12,7% menos. Se vendieron 160 millones de ejemplares en papel, un 1,6% más que el año anterior. Con este dato serenan la alarma provocada por los indicadores de 2017, cuando parecía consumarse una nueva burbuja editorial al multiplicar los títulos en la calle y crecer mínimamente en beneficios.

Con estos datos, el presidente de la FGEE y de la Asociación de Cámaras del Libro de España, Miguel Barrero, ha indicado este martes en Madrid que "las cifras permiten reflejar cierto optimismo ya que revelan una mejora paulatina del sector tras la crisis". Atrás queda el fatídico 2013, año negro en el que el sector tocó fondo, con una facturación de 2.181 millones de euros. Y mucho más atrás 2008, cuando facturó 3.185 millones de euros. En 10 años, los editores han sufrido una caída del 25,8% de facturación, casi 1.000 millones de euros menos. También es muy llamativo que en el último lustro (2014-2018), la industria ha recuperado 182 millones de euros, una cantidad inferior a los ingresos que perdió en solo un año (2012-2013), cuando se esfumaron 290 millones, en pleno cataclismo económico.

El precio medio de los libros en papel fue de 13,96 euros (en 2017 era de 14,66 euros). Y al detalle se observa que el ensayo se paga a 11,42 euros (un euro menos que el año anterior) y la novela a 12,1 euros (20 céntimos de media más que 2017). Los cómics son 20 céntimos más baratos y los títulos de infantil y juvenil, 10 céntimos menos. El producto más caro son los libros de texto no universitarios, que se encarecen un euro.

Menos libros de texto

Sin embargo, el descenso de la producción editorial se debe, como indican desde la FGEE, al recorte de títulos editados en libros educativos. Hubo menos títulos en el mercado del libro de texto, una caída del 9,7%. "Es la consecuencia de la paralización de los calendarios de renovación, que han supuesto que muchas editoriales no hayan elaborado nuevas ediciones", reconocen los editores. Las nuevas cifras podrían hablar de contención, pero los datos de producción facilitados por la FGEE no son tan detallados como para determinar si la industria ha variado sus hábitos de producir mucho más de lo que el mercado asume.

Los editores ponen especial énfasis en que el libro de papel sostiene la industria y que el libro digital se ha estancado en ventas: su facturación se redujo un 0,1% respecto a 2017 y se situó en 119 millones de euros. Esta cantidad representa el 5% de la facturación total del sector. El número de títulos editados ascendió a 19.236 y el número de descargas llegó a los 12,8 millones. El precio medio de los libros digitales —mientras se espera la aplicación de la nueva normativa europea sobre el IVA del libro— fue de 9,25 euros, tres céntimos menos. Al contrario que en papel, lo que más vende en digital es la no ficción: un 52,7% de las ventas frente al 20% de la ficción de adultos.

La novela no deja de crecer en facturación y pasa de 407 millones de euros a 443 millones, un crecimiento del 8,9%. La poesía amplía ligeramente sus márgenes y de 7 millones llega a 7,2 millones. El libro infantil y juvenil también aumenta beneficios, un 6% (de 286 millones de euros a 303,3 millones de euros). La no ficción no se queda atrás y suma un 3,7% más de facturación. El único sector que pincha es el libro de texto no educativo, con una caída del 4,2% (de 828,8 millones de euros a 793,6 millones de euros). El auge de los cómics parece que se estanca de momento, con un leve recorte de beneficios del 0,1%.

Son interesantes los datos de facturación por canales de comercialización. Las librerías son el principal punto de venta del sector. Los 831,5 millones facturados suponen el 35,2% del total. Le siguen las cadenas de librerías (Corte Inglés, Fnac, Casa del Libro y similares), con 421,9 millones (un 17,8%). Y los hipermercados (Alcampo, Carrefour y afines) apenas llegan al 8,2%, con sus 194,6 millones facturados. En Internet, los libros vendidos en formato de papel directamente por los editores supusieron el 1%, unos 24,5 millones.