Textos y fotos »

La idea de Unzue: Enric Mas para liderar un equipo renovado

Diario- Carlos Arribas 16/07/2019
Ciclistas anglosajones sustituirán a los latinoamericanos en el Movistar, en el que no seguirán, probablemente, ni Landa ni Nairo ni Carapaz
 

El jefe del Tour, Christian Prudhomme, pasea a medianoche por Albi y se queda pasmado ante la catedral imponente, un castillo por fuera y de oro por dentro. Le saca de sus ensoñaciones uno que a su lado le dice, qué bien te va el Tour, ¿eh?, acuérdate de uno que se llama Mas. "Ah, Enric Mas, el favorito escondido, del que nadie habla", responde Prudhomme, jovial. "Es como esta catedral, en la que lo más hermoso está escondido, no se ve desde fuera".

De Enric Mas, debutante de 24 años, hablan los periodistas españoles, que ya le han elevado al papel de gran esperanza, y los belgas, que bromean diciendo que su equipo, el Deceuninck belga, lo ha traído hasta el día de descanso del Tour en el maletero de un coche conducido por Alaphilippe de amarillo. "Y aquí estoy", dice Mas, feliz como si necesitara pellizcarse para creérselo. "En el top ten del Tour".

De Enric Mas, segundo en la última Vuelta, lleva ya muchos años hablando Eusebio Unzue, que le quiere mucho. Si se confirma un fichaje que todo el mundillo del ciclismo da por hecho desde enero, el mallorquín liderará en 2020, acompañado de Valverde, intocable, un Movistar que no se parecerá mucho al actual.

Será un equipo global, pero sin latinoamericanos, sustituidos por anglosajones. "Aún no damos nombres, pero estamos en contacto con corredores norteamericanos, irlandeses, británicos, holandeses…", dicen en el equipo. "Es lo que piden los nuevos tiempos".

Ya Eusebio Unzue se lo medio comunicó en noviembre pasado a sus actuales líderes, Mikel Landa y Nairo Quintana, que terminan contrato en diciembre próximo. "Hablaremos de vuestra posible renovación después del Tour", les dijo, lo que en el ciclismo, donde los contratos se acostumbra a hablarlos un año antes de que venzan, viene a decir: buscad otro equipo. Si no encontráis, llamadme.

A Landa le reforzó el mensaje negativo haciéndole llegar que si quería seguir debería ser en unas condiciones diferentes de salario, menor, y de posición, rebajada, sin aceptar su idea de ser el líder del equipo.

En la conferencia de prensa Nairo habló del equipo en pasado —"he pasado aquí momentos muy bonitos", dijo— pero, aunque en el Arkea francés le esperan con una gran oferta y los brazos abiertos, no quiso aclarar cuál será su destino y el de su paisano Winner Anacona, que le acompañará. "Tengo buenas ofertas en la mesa", dijo. Ninguna de ellas es de Movistar.

También se irá Richard Carapaz, el corredor que ganó inesperadamente el Giro. Antes de la carrera italiana, al ecuatoriano le comunicó que hablarían después. Después, Carapaz le dijo que lo sentía, que llegaba tarde, que como le daba largas hacía tiempo que, aconsejado por su mánager, Giuseppe Acquadros, el mismo de Nairo, había firmado por otro equipo, aparentemente el Ineos, un equipo especializado en hacerse con todos los que destacan para debilitar a los rivales.